Fotografías con un objetivo de 50 mm.

Aprende a sacarle el máximo partido al “ingenioso cincuenta” con estas ideas para fotografías con un objetivo de 50 mm.

¿Qué tiene de especial el objetivo de 50 mm?

El objetivo de 50 mm se conoce como el “ingenioso cincuenta” ¡y con razón! Es uno de los objetivos más versátiles del arsenal de cualquier fotógrafo.

Para empezar, tiene la misma distancia focal que el ojo humano. Esto significa que, cuando se mira a través del visor, la imagen se ve igual que si se viera sin la cámara: no se ve ni ampliada ni alejada.

Además, los objetivos de distancia focal fija de 50 mm tienen una apertura mucho más amplia que los objetivos de zoom (algunos alcanzan incluso un f/1.4). La apertura extremadamente ancha permite obtener entre tres y cuatro veces más luz que los objetivos de kits normales, lo que facilita tomar imágenes nítidas incluso en condiciones en las que apenas hay luz.

Como ventaja adicional, el número f bajo (apertura amplia) dará a tus fotos ese fondo borroso que hace que los retratos sean tan bonitos.

Cuándo utilizar un objetivo de 50 mm.

No importa qué tipo de fotografía te gustaría tomar: seguramente puedas usar un objetivo de 50 mm. Es uno de los objetivos más populares del mercado y se puede utilizar para cualquier fotografía, desde retratos y fotografías de automóviles hasta paisajes y fotos nocturnas.

La única excepción en la que no se debe usar un objetivo de 50 mm es cuando el modelo u objeto están tan lejos que para tomar la imagen se necesitaría un teleobjetivo. En el resto de los casos, puedes usar un objetivo de 50 mm para tomar fotografías de prácticamente todo lo que quieras. Es, sin lugar a duda, uno de los mejores objetivos multiusos.

¿Quieres obtener más consejos y trucos fotográficos útiles?

Descubre cómo puedes utilizar Adobe Lightroom y Photoshop para mejorar aún más tus fotos con un objetivo de 50 mm.