¿Cuál es la diferencia entre una factura y un pedido?

¿No sabes con seguridad si deberías enviar una factura o un pedido? ¿Tienes dudas sobre cuál es la diferencia entre estos dos documentos? En ese caso, nos alegra comunicarte que estás en el lugar correcto.

Las operaciones comerciales suelen iniciarse con uno de estos dos elementos: o bien una factura, o bien un pedido. Si esto es así, ¿cómo puedes tener la certeza de que has enviado el correcto? Veamos cuáles son las diferencias clave entre los dos para que entiendas mejor qué uso se le da a cada uno de ellos, cómo funcionan y cuál es el que mejor se ajusta a tus circunstancias.

¿Qué es lo que quieres solicitar?

Tanto la factura como el pedido son documentos importantes que casi todo el mundo tiene que manejar. Por lo tanto, determinar qué es exactamente lo que necesitas, te ayudará a entender mejor en qué consisten y por qué son tan importantes.

Con una factura se solicita un pago, mientras que con un pedido se confirma una compra. La forma más sencilla de diferenciarlos es pensar en lo que se está solicitando. Si lo que quieres recibir es un pago, tendrás que enviar una factura. Si lo que esperas es que se te proporcionen unos bienes o servicios, tendrás que hacer un pedido.

Cuándo utilizar una factura y cuándo un pedido.

Si quieres que se te abone el pago de los bienes o servicios que has proporcionado, es decir, si eres el proveedor, tendrás que enviar al comprador una factura.

Si estás intentando asegurarte de que recibirás los bienes y servicios que has solicitado, lo más probable es que seas el comprador y quieras que el proveedor confirme la recepción de tu pedido.

Simplifica tu estrategia de gestión de contratos.

Los procesos de firma de contratos, verificación de rúbricas y autenticación de documentos no tiene por qué ser un problema si dispones del software de firmas electrónicas adecuado. Descubre hoy mismo todo lo que puedes hacer con Adobe Sign.