Falsos mitos sobre las firmas electrónicas.

¿En qué consiste exactamente una firma electrónica? Descubre los fundamentos básicos sobre qué son las firmas electrónicas (y qué no) con esta práctica guía.

Debido al auge que está experimentando el teletrabajo, las firmas electrónicas son una forma cada vez más habitual de firmar digitalmente contratos, préstamos y otros documentos. No obstante, aún hay muchas personas que no tienen del todo clara cuál es la definición exacta de firma electrónica. El resultado de este desconocimiento es la proliferación de algunos mitos y malentendidos al respecto.

Vamos a analizar y desmontar algunos de los mitos más habituales sobre las firmas electrónicas.

Definición de firma electrónica.

Empezaremos por lo básico. Una firma electrónica es, simplemente, un método digital de aprobación de documentos vinculantes o declarar que se está de acuerdo con ellos. Este método se puede utilizar en lugar de una firma manuscrita en, prácticamente, cualquier caso.

Las firmas electrónicas no son legalmente vinculantes.

Las firmas electrónicas son legalmente vinculantes y se pueden utilizar en la mayoría de los países industrializados del mundo. En los Estados Unidos y la Unión Europea, al igual que en muchos otros países de todo el mundo, las firmas electrónicas se consideran legales.

Por supuesto, las leyes locales varían de un sitio a otro y algunas legislaciones requieren ciertos métodos de autenticación y seguridad. No obstante, mientras se siga el protocolo adecuado, las firmas electrónicas son totalmente legales.

Las firmas electrónicas son lo mismo que las firmas digitales.

No, son cosas distintas. Una firma electrónica se refiere a cualquier proceso digital que se utilice para expresar la aprobación de un documento, mientras que una firma digital es un tipo específico de firma electrónica autenticada y basada en certificados. En resumen, se puede decir que todas las firmas digitales son firmas electrónicas, pero no todas las firmas electrónicas son firmas digitales.

Las firmas electrónicas no son seguras.

Cualquier solución de firma electrónica de confianza, como Adobe Sign, dispondrá de estrictas medidas de seguridad para proteger la autenticidad de las firmas. Aunque es posible que algunos software de firma digital no ofrezcan el nivel de seguridad adecuado, el uso de una herramienta establecida y bien revisada os mantendrá protegidos tanto a ti como a tus documentos.

Empieza a utilizar firmas electrónicas.

Ha llegado el momento de empezar a utilizar las firmas electrónicas para ahorrar tiempo. Firma documentos, solicita firmas, lleva un seguimiento de los procesos de firma, trabaja desde dispositivos móviles y mucho más. Dedica un momento hoy mismo a descubrir todo lo que se puede hacer con Adobe Sign.