Raise your EQ IQ: A primer on graphic equalisers.

A graphic equaliser allows you to alter sound by boosting or cutting certain frequencies. Build your knowledge with this introduction, then let your ears be your guide.

Music producer using a graphic equaliser on their digital audio workstation.

Why use a graphic equaliser?

A recording of music or spoken word can pick up a variety of tones, not all of them pleasant. A graphic equaliser (EQ) offers a simple solution: boost or cut (make louder or softer) a specific range of frequencies to improve sound quality. With sliders that move up or down in decibels (degrees of loudness), graphic EQs are so user-friendly they’ve become common features in car audio speaker systems and home theatres as well as recording studios.

How do graphic equalisers work?

Most graphic equalisers divide sound between 6 and 31 bands of frequency, with a physical or virtual slider controlling the volume of each band. If, for example, the treble is too loud on a track, cutting the volume on one or two of the higher frequency bands can soften it. If the bass is shaking the windows, you can just lower the slider of one of the lower frequency bands. 

 

(Frequency — the rate at which a sound wave passes a certain point — is measured in hertz (Hz), which is the number of waves that pass a point in one second. Low notes travel in slow waves, high in fast. The most sensitive human ears can hear roughly between 20 and 20,000 Hz.)

 

On a 31-band graphic equaliser, the centre frequency of each band is one-third of an octave away from the centre frequencies of adjacent bands. With so many bands to work with, you can adjust narrow ranges of frequency. On a 10-band EQ, the centre frequencies are an octave apart, so each adjustment covers a whole octave of tones. This makes for easy cutting and boosting, but you risk altering frequencies that you aren’t trying to alter.

 

“The cool thing about graphic EQs is how simple they are,” says producer and engineer Gus Berry. “You can either go up or go down on one of the fixed frequency points. If you boost something and don’t like how it sounds, you can cut it a little bit. If you cut something and all the beefiness to the sound just goes away, you may want to keep that in or even boost it a little more.” 

Vibrant visual representation of audio waves

Fijación de límites con filtros de pase alto y bajo

Estos filtros son herramientas esenciales de los plug-in de los ecualizadores. Un filtro de pase alto elimina las frecuencias bajas y deja pasar las altas, mientras que un filtro de pase bajo hace lo contrario.

 

La productora e ingeniera de mezclas Lo Boutillette emplea filtros de pase alto para recortar los tonos bajos de los bajos eléctricos. “De todos modos, no podemos oírlos bien, y pueden descontrolarse y empezar a retumbar en la habitación”, cuenta. Berry hace exactamente lo mismo. Cuando mezcla una pista de voces, suele eliminar con un filtro el sonido que se encuentra por debajo de los 100 Hz: “El micrófono tiende a captar algunas frecuencias subsónicas que pueden ensuciar la mezcla. Aunque no se escuchen, hacen que los altavoces tengan que trabajar más de lo normal”, explica.

 

A la hora de mezclar pistas de bombos, Berry emplea filtros de pase bajo para evitar fenómenos como el “snare bleed” o el “symbol bleed”, es decir, que una fuente distinta a la prevista capte el sonido de algún instrumento. Boutillette, que produce podcasts de forma frecuente, advierte que el filtro de pase bajo no debe fijarse demasiado bajo. La voz humana se encuentra principalmente entre 1000 y 3000 Hz, pero los sonidos sibilantes y consonánticos pueden alcanzar frecuencias más altas. “Si se bajan los altos, siempre se corre el riesgo de que la voz de la persona pierda claridad, por lo que hay que hacerlo con sumo cuidado”, explica.

 

Por su parte, a la hora de grabar voces, Berry controla entre 2000 y 4000 Hz y corta un poco si el sonido resulta áspero. También tiene en cuenta el “factor bocina”, es decir, cuando las voces suenan demasiado nasales, lo que puede ocurrir entre 600 y 800 Hz.

 

Ajuste mínimo de los controles del ecualizador

Recuerda que al recortar o incrementar una banda no solo se altera la ganancia (el volumen) de la frecuencia central, sino de un rango de frecuencias situadas por encima y por debajo. El sonido puede cambiar considerablemente con unos pocos ajustes.

 

Barry cuenta que muy pocas veces corta más de uno o dos dB (decibelios), ya que los cambios sustanciales no suenan naturales. Por otro lado, Boutillette explica que, si tiene que decidir entre incrementar o recortar, suele optar por recortar, pero sin pasar de los tres dB en cada dirección.

 

Lo más importante es usar los oídos, no los ojos. “Si quieres obtener un sonido más ‘brillante’, no tienes por qué aumentar los agudos. Puedes eliminar algo de ruido de los bajos y así dar más ‘brillo’ al sonido. Si buscas un sonido más ‘oscuro’, quizá no convenga potenciar los graves, sino recortar algunos de los agudos”, explica Berry.

Tweaking a specific clip of an audio track in a digital audio editor.

Ajuste preciso de la frecuencia con ecualizadores paramétricos

Los ecualizadores gráficos son muy útiles para ajustar una mezcla completa de música; pero, para definir frecuencias concretas, los ingenieros de audio prefieren los ecualizadores paramétricos. “Se puede elegir la frecuencia central, estrechar o ampliar el ancho de banda de las frecuencias circundantes que se ven afectadas y ajustar la pendiente de esas frecuencias”, comenta Boutillette sobre los ecualizadores paramétricos.

 

También puedes probar a editar con un analizador de espectro, que ofrece una representación visual de las frecuencias de un archivo de audio. Los colores más vivos representan los sonidos más altos, que se pueden recortar de forma precisa.

 

Ecualizadores gráficos para actuaciones en directo y el estudio

Las actuaciones en directo, independientemente de si se trata de un concierto de rock o de la grabación de un podcast, conllevan variabilidad en cuanto a la reflexión del sonido, el tamaño y la forma de la sala, y el ruido ambiental. Boutillette cerciora que los ecualizadores gráficos funcionan muy bien para producir un sonido en directo sin retorno. “Es la puesta a punto de la sala, hay que suavizar determinadas frecuencias para que los oídos de las personas no sufran”, explica. Berry coincide con ella: “Los ecualizadores gráficos que se emplean para el sonido en directo son mucho más quirúrgicos. Se puede recortar solo un par de frecuencias, en lugar de toda una octava o media octava”.

 

Los sistemas de audio de los estudios de grabación suelen estar optimizados para la grabación con tratamiento acústico y altavoces bien colocados. Eso significa que los ecualizadores gráficos tienen una función diferente en la grabación que en los sistemas de sonido estéreo domésticos. “En el ámbito del estudio, los ecualizadores gráficos se emplean más a menudo en instrumentos de rango medio, como las guitarras eléctrica y acústica. Tienen bandas más amplias, que resultan algo más musicales al oído”, explica Berry.

Digital illustration of a music conductor guiding the music

Mejora de tus habilidades de producción y mezcla

Empezar siempre de cero
Aunque algunos ingenieros de sonido emplean plantillas para determinados tipos de música, lo mejor es empezar de cero con cada mezcla. Cada instrumento y cada voz tienen un sonido distinto y transmiten una sensación diferente, por lo que debes abrir la mente (o los oídos) siempre que acudas a tu estación de trabajo de audio digital.

 

Practicar
Para dominar las técnicas de grabación y mezcla de audio, se requiere tiempo y práctica. Aunque ya lleva muchos años trabajando en este sector, Berry reconoce que sigue mejorando su comprensión de los rangos de frecuencia de algunos instrumentos con cada mezcla. “Así, sabes qué áreas de esos instrumentos hay que mantener intactas y cuáles se pueden filtrar o incrementar”, comenta.

 

Dedica tiempo a capacitar tus oídos y a desarrollar tus conocimientos. Sigue experimentando con los ecualizadores de audio para que tus habilidades vayan mejorando.

Contributors

Saca más partido a Adobe Audition

Tu estación de trabajo profesional para grabar y mezclar audio, crear podcasts y diseñar efectos de sonido.

You might also be interested in…

Mixing music in a music recording studio.

Best audio format file types.

Lossy or lossless? Compressed or uncompressed? Find the audio format that fits your needs.

Purple and pink neon wave lines.

Finding the best DAW for your audio needs.

Learn how to select a music or podcast mixing platform to meet.

Controles de volumen y sonido

Cómo mezclar música: una guía para principiantes.

Obtén consejos básicos sobre cómo empezar tu exploración de la mezcla de música.

Snapshot of a home recording studio configuration.

Setting up a home recording studio.

Explore the basics of creating a space at home to capture high-quality audio.

Consigue Adobe Audition.

Crea, mezcla y diseña efectos de sonido con el mejor software de edición de audio digital del sector.

7 días gratis, luego S/ 71.77 al mes.