Explicación de la animación en celuloide (o tradicional): definición, tipos y métodos.

A lo largo del siglo XX, Disney hizo las delicias de varias generaciones de aficionados con sus películas de animación en celuloide. Esta técnica de animación tradicional dibujada a mano revolucionó el aspecto y la filosofía del cine. Pero ¿en qué consiste la animación en celuloide y cómo funciona? Te lo contamos todo en nuestra guía especializada.

Primer plano de una persona dibujando un guion gráfico a lápiz.

¿Qué es la animación en celuloide (o tradicional)?

La animación en celuloide es una de las formas de animación más tradicionales. Consiste en dibujar los objetos (normalmente, los personajes) a mano sobre hojas transparentes de celuloide que luego se colocan sobre un fondo pintado. Estas hojas se llaman celuloides (o “cels”) animados o de animación. 

Los artistas de Walt Disney Studios popularizaron la técnica en la década de 1930. La animación en celuloide fue el sistema estándar desde las décadas de 1950 y 1960 hasta la de 1980, con películas como La Sirenita. 

Sin embargo, a comienzos de la década de 1990 ya estaba en marcha la era digital. Inicialmente, los ordenadores se utilizaban para colorear las películas. Sin embargo, como el animador de Disney Floyd Norman declaró a Collider, pronto el proceso en su conjunto se gestionaba digitalmente. No obstante, los críticos, artistas y amantes del cine consideran que los días de la animación en celuloide fueron una edad de oro. 

“En aquella época, las películas animadas se hacían a mano, no con tecnología. Era un producto artesanal”.

Floyd Norman, animador de Disney

Animación en celuloide y animación digital: principales diferencias.

La animación en celuloide, popularizada por Walt Disney Studios, fue la forma dominante de animación utilizada en Hollywood durante gran parte del siglo XX. La primera película generada por ordenador no apareció hasta 1995. Se trataba de Toy Story, del entonces nuevo estudio Pixar. Pero ¿cuáles son las principales diferencias entre la animación digital y tradicional? 

Dibujos a mano vs. diseños por ordenador.

La diferencia fundamental entre ambos tipos de animación es la forma de crearlos. En la animación en celuloide, los artistas dibujaban a mano en hojas de celuloide, denominadas celuloides animados. La animación digital se crea principalmente mediante software y ordenadores.

Mujer sentada a una mesa mirando un portátil mientras dibuja en una almohadilla de diseño.

Algoritmos vs. arte.

Los animadores de Disney que trabajaron en películas como Blancanieves eran, ante todo, artistas. Sus herramientas eran los rotuladores, lápices y pinturas. En cambio, los creadores de CGI, trabajan con algoritmos y gráficos en 3D. Los artistas de CGI tienen enormes habilidades creativas, pero su trabajo es distinto del enfoque manual de antes, que era un proceso más encuadrado en las artes plásticas.

Equipos enormes vs. equipos reducidos.

Las películas creadas con animación tradicional y celuloides animados necesitaban una cantidad ingente de recursos. Como había que dibujar a mano cada fotograma, se necesitaban muchísimos animadores para cada producción. Las compañías de producción pueden crear películas con CGI con menos personas y en mucho menos tiempo.

¿Te fascina el mundo de la animación?

Sigue aprendiendo con nuestra guía de animación para principiantes.

Ejemplos de animación en celuloide.

La animación en celuloide se presentó al público a finales de la década de 1930, cuando Disney utilizó esta técnica en sus películas animadas y les incorporó elementos como color, movimiento y realismo hasta entonces desconocidos en este tipo de producciones. Algunos ejemplos de películas de animación tradicionales son:

Manos sujetando una claqueta abierta.

Blancanieves y los Siete Enanitos (1937) 

Cuando los críticos y la industria hablan de la animación en celuloide, es raro que Blancanieves no aparezca en la conversación. Esta película estrenada en 1937 fue el primer largometraje animado estadounidense. Los animadores entintaron a mano los contornos de los personajes en cada hoja de celuloide individual y el resultado elevó las expectativas de lo que podía crearse mediante animación.  

 

La Bella Durmiente (1959)

En 2015, ArtInsight preguntó a sus lectores “¿Por qué el arte original de La Bella Durmiente es tan hermoso?”. En esta obra de Disney creada en 1959, se utilizó una mezcla de colores entintados a mano combinada con la entonces pionera técnica de la xerografía, que transfería automáticamente al celuloide los dibujos originales trazados en papel. Esto permitió a Disney crear con más eficiencia fotogramas con gran profusión de detalles.

El Rey León (1994) 

Cuando se estrenó este título, Disney ya había acumulado más de medio siglo de experiencia en la creación de animaciones en celuloide tradicionales. El Rey León llegó en un momento al que los críticos se refieren como el “Renacimiento de Disney” y recibió sus alabanzas por su calidez y color. Son muchos quienes todavía consideran esta película como un hito de referencia en la animación de Disney.

Tiana y el Sapo (2009)

A finales de la década de 2000, las animaciones con CGI se habían convertido en la norma. Disney adquirió el estudio de animación Pixar en 2006. Sin embargo, en 2009 Disney creó una nueva película dibujada a mano, Tiana y el Sapo, bajo la dirección del mismo equipo que se había encargado de La Sirenita. Fue una de las últimas animaciones de Disney con el método tradicional.

Como crear una animación tradicional.

Aunque la técnica de imágenes generadas por ordenador (CGI) y otras técnicas de animación digitales hayan sustituido a las animaciones en celuloide tradicionales, si lo deseas puedes crear animaciones en celuloide en la actualidad. Te enseñamos cómo con unos sencillos pasos:

  1. Consigue las herramientas adecuadas. En la animación tradicional se utilizan rotuladores, lápices y papel, en lugar de software y pantallas de ordenadores. 
  2. Adquiere el plástico. Necesitarás hojas finas de un plástico incoloro, transparente y flexible para crear los celuloides animados. 
  3. Dibuja el contorno. Ahora, puedes trazar a mano el contorno en la parte delantera de la hoja de plástico. 
  4. Incorpora el color. En el reverso de la hoja, puedes añadir el color y los detalles dentro del contorno. 
  5. Repite el proceso para cada fotograma. Dibuja y rellena el contorno en cada fotograma individual de la escena. 
  6. Crea el fondo. Diseña el fondo de la escena en una hoja de papel o un tablero aparte. 
  7. Sitúa la animación. Sitúa los celuloides animados sobre el fondo y fotografíalos. Repite el proceso para cada fotograma. 
Hombre sentado a una mesa dibujando en una hoja de papel.

Técnicas de animación tradicionales.

La animación tradicional, incluida la animación en celuloide, consiste en varias técnicas y procesos. Detallamos algunos de ellos a continuación para que te hagas mejor idea de cómo se han creado estas obras emblemáticas.

Dibujo en celuloide. 

Consiste en dibujar a mano los fotogramas individuales de la animación en hojas de plástico fino y transparente. Estas animaciones se denominaban celuloides animados y la técnica, popularizada por Disney en la década de 1930, se denomina animación en celuloide. El contorno se traza por el anverso y el color se añade por el reverso. A continuación, el celuloide animado se sitúa sobre un fondo creado previamente y se fotografía. 
 

Superposición de celuloide.

La superposición de celuloide es una parte del proceso de animación en celuloide que transformó la forma de crear las películas animadas a mediados del siglo XX. Los personajes se dibujan a mano en hojas de plástico y se colocan sobre un fondo creado previamente. Estas hojas de celuloide animado se denominan “superposiciones”, porque se colocan encima del fondo y permiten que los personajes cambien de posición y expresión.


Animación limitada.

El proceso de dibujo en celuloide fotograma a fotograma permite crear celuloides animados con un aspecto increíble, repletos de detalles, color y profundidad. Sin embargo, el proceso en sí requiere mucho tiempo y recursos. La animación limitada se desarrolló para alcanzar un cierto grado de equilibrio. Siempre que es posible, los equipos que utilizan las técnicas de animación limitada reutilizan los fotogramas existentes y solo crean celuloides animados nuevos cuando es necesario.
 

Bucles de animación. 

Un bucle de animación es una animación que se repite. En general, se trata de una secuencia de animación relativamente breve y sencilla que se reproduce de forma continua. Los primeros bucles de animación datan de principios del siglo XX y se utilizaron en Steamboat Willie, un cortometraje de Walt Disney estrenado en 1928. En los años más recientes, la tecnología digital ha transformado las posibilidades de los bucles animados.

Hoja de un bucle de animación que muestra varias fases de una llama al arder.

Procesos multiplano.

Disney desarrolló la cámara multiplano a finales de la década de 1930. Este avance revolucionó el proceso de la animación en celuloide. Antes, todas las animaciones de un fotograma se ensamblaban en un plano situado en el mismo nivel. El resultado eran imágenes planas en 2D. Como su nombre indica, la cámara multiplano introduce varios niveles o planos, de tal forma que en cada uno de ellos puede haber distintos personajes y objetos. Al filmarlos desde arriba, se crea una sensación de profundidad.

Xerografía.

La empresa de impresión Xerox lanzó la pionera técnica xerográfica en 1938. Se trataba de un nuevo método de copiar texto y gráficos en papel. Mientras desarrollaba la que sería 101 Dálmatas en 1959/60, Disney utilizó esta técnica para optimizar el proceso de animación en celuloide. La posibilidad de escanear los dibujos directamente en las hojas de celuloides permitió a los animadores a ahorrar mucho tiempo y dinero, según relata el animador de Disney, Floyd Norman.

Rotoscopia.

La rotoscopia es una técnica que los animadores utilizan para aportar un movimiento realista a los personajes. Consiste en dibujar tomando como base el metraje de acción real fotograma a fotograma. Se desarrolló a principios del siglo XX, pero se llevó a la gran pantalla con la película Blancanieves de Disney en 1937. Disney filmó a los actores en movimiento y, a continuación, se dibujó a los personajes de la película por encima de ese metraje.

¿Te fascina el mundo de la animación?

Sigue aprendiendo con nuestra guía de animación para principiantes.

Preguntas frecuentes sobre la animación en celuloide.

¿Cuál ha sido la última animación en celuloide de Disney?

La última animación en celuloide dibujada a mano de Disney ha sido Winnie the Pooh, estrenada en 2011. Esta película ha puesto fin a una era de la animación en 2D que comenzó en 1937 con Blancanieves y los Siete Enanitos y dominó la cultura popular durante el siglo XX. Otros clásicos de Disney dibujados a mano son La Bella Durmiente (1959) o El Rey León (1994). Resulta acertado que las historias de Winnie the Pooh de A. A. Milne se remonten a los primeros días del gigante de la animación.

¿Qué ventajas ofrece la animación tradicional?

La principal ventaja de la animación tradicional es su calidad. Cada fotograma individual lo dibujaba un artista de talento, de modo que aportó niveles hasta entonces desconocidos de color, profundidad y realismo a las películas animadas. El principal inconveniente de la animación en celuloide es el tiempo y el coste que se requieren para producirla.

¿Se sigue utilizando la animación en celuloide?

La animación en celuloide es un producto del Hollywood del siglo XX que se asocia principalmente con Disney, en la época de títulos como La Bella Durmiente o 101 Dálmatas. Sin embargo, sigue habiendo entusiastas de esta técnica que continúan utilizándola en la actualidad y disfruta de gran prestigio entre los miembros de una generación de animadores y entusiastas del cine. A menudo, las personas que usan la animación en celuloide hoy día la combinan con técnicas digitales modernas.

Obtén más información sobre la animación.

Puede que también estés interesado en…

Ambigrama de la palabra “adventure”.

Descifrado del arte de los ambigramas.

Explora los ambigramas: palabras o diseños que conservan su significado cuando se ven desde otra dirección.

Preciosa ilustración digital guardada como archivo vectorial

¿Qué es un archivo vectorial?

Descubre la versatilidad de este formato de archivo y aprende cómo utilizarlo en tu trabajo de diseño.

Dos personajes de dibujos animados mirando una pintura mate futurista en el fondo

Crea nuevos mundos con pinturas mate.

Descubre cómo crear ciudades ficticias y paisajes fantásticos para cine, televisión y videojuegos con pinturas mate.

Obra colorida de arte mandala

Crea belleza y encuentra tu paz interior con el arte mandala.

Descubre la historia del diseño mandala y obtén consejos sobre cómo dibujar estos símbolos sagrados.