La sutileza de los cinemagráficos

Los cinemagráficos, un híbrido de vídeo y foto, son una curiosa herramienta artística nueva del mundo digital.

¿Qué es un cinemagráfico?

Un cinemagráfico es la combinación de una imagen fija y un vídeo, en la que la mayor parte de la escena permanece inmóvil y una sección se mueve en un bucle continuo. Con el auge de los GIF (archivos de imagen en bucle), los cinemagráficos han ganado popularidad online, sobre todo en las plataformas de redes sociales y los sitios web de comercio electrónico. “Las imágenes fijas impactan y permiten consumir rápidamente el contenido. Con un vídeo, las personas se toman más tiempo para entender ese contenido”, comenta la artista y creadora de cinemagráficos Lindsay Adler. Los cinematográficos son una mezcla de ambos formatos y ofrecen lo mejor de cada uno de ellos, con un tamaño de archivo menor que el de un vídeo clásico.

 

El público de la web se topa con miles de imágenes a diario y es bombardeado constantemente con anuncios. Los artistas y las marcas deben “hallar nuevas formas de captar la atención de las personas”, explica Adler. “Con su ligero movimiento, los cinemagráficos captan su atención y la mantienen durante más tiempo. Piensan: ‘Un momento, ¿esto es una imagen fija o es un vídeo?’”, añade. Las marcas y los anunciantes investigan todo aquello que haga que los usuarios dejen de deslizar el contenido en Instagram, como los cinemagráficos, que son algo inesperado. Esto explica la popularidad que están ganando en Instagram, sobre todo en forma de anuncios.

“Hay que hallar nuevas formas de captar la atención de las personas. Con su ligero movimiento, los cinemagráficos captan su atención y la mantienen durante más tiempo. Piensan: ‘Un momento, ¿esto es una imagen fija o es un vídeo?’”.

Posibilidades de los cinemagráficos

Existen dos formas principales de cinemagráficos: un bucle de rebote y un bucle de repetición. En un bucle de rebote, el clip se reproduce desde el principio hasta el final y, después, a la inversa, desde el final hasta el principio; lo que produce un bucle perfecto e interminable. Este estilo se adapta mejor a movimientos sutiles, como telas o cabello ondeando al viento, y no funciona para todo: si en tu escena aparece un coche en marcha, no es aconsejable usarlo, ya que aparecerá yendo hacia adelante y, después, hacia atrás.

 

En un bucle de repetición, el clip se reproduce desde el principio hasta el final y, después, vuelve a reproducirse desde el principio. Para que el bucle sea perfecto, el primer fotograma y el último del vídeo deben ser idénticos. Si el coche del ejemplo aparece en marcha en la escena, asegúrate de empezar a grabar con el coche fuera del encuadre y no dejes de filmar hasta que salga del encuadre. Adler señala que hay que tener claro lo que se quieres conseguir para poder captar las escenas adecuadas.

 

Además, los cinemagráficos pueden ilustrarse y animarse. Estos GIF animados de Rebecca Mock muestran lo que se puede hacer con unos bucles animados simples. Un poco de movimiento puede convertir una ilustración en algo inesperado, Independientemente de que se anime toda la escena o tan solo un elemento sutil.

Cinemagráfico ilustrado de una persona paseando a su perro

Imagen de Rebecca Mock

 

Creación de un cinemagráfico

1. Planifica el cinemagráfico.

La planificación es fundamental. Si no tienes experiencia trabajando con movimiento o vídeo, no hay problema. “No tienes que comprar herramientas ni equipos adicionales para crear cinemagráficos, por lo que, de esta forma, añadir movimiento a tus trabajos te resultará menos intimidante, sobre todo si te dedicas a la fotografía de imágenes fijas”, asegura Adler. Puedes grabar un vídeo de buena calidad con un smartphone y crear tu propio cinemagráfico a partir de ahí.

 

Teniendo en cuenta el contenido de tu vídeo, decide qué tipo de movimiento quieres resaltar. Piensa en las distintas opciones de bucle de las que dispones: ¿tiene más sentido usar un bucle de repetición o uno de rebote? A veces, el material de archivo es la mejor opción para crear un cinemagráfico, especialmente si quieres utilizar imágenes de un lugar alejado o si necesitas un vídeo con fondo transparente. En algunas ocasiones, los mejores cinemagráficos se construyen compilando partes móviles más sencillas.

El centro de Los Ángeles al anochecer

2. Graba las secuencias de vídeo.

Si tienes pensado crear tu propio vídeo, a continuación, debes organizar la grabación. Crea una lista de tomas con antelación para asegurarte de filmar las secuencias necesarias. Si puedes, consigue varios ejemplos del movimiento que quieres captar. Recuerda dejar un espacio de tiempo al principio y al final para asegurarte de contar con un fotograma fijo que puedas utilizar como imagen de base. También puedes utilizar un trípode y un disparador con cable para que la cámara no se mueva mientras grabas. Para conseguir un cinemagráfico final satisfactorio, necesitas un área de movimiento aislado.

3. Edita el cinemagráfico.

Cuando tengas el vídeo listo, abre el material en un programa como Adobe Photoshop o After Effects, y elige la imagen fija que constituirá la mayor parte del marco. Coloca una copia de esta imagen fija en una capa nueva. A continuación, crea una máscara de capa en la imagen fija y bloquea el área de movimiento con la herramienta Pincel. La capa de imagen mantendrá la mayor parte del marco inmóvil y mostrará el movimiento de debajo. Después, edita la imagen subyacente para incluir solo la parte del vídeo y el movimiento que necesitas.

Creación de un cinemagráfico en un programa de edición de vídeo

También puedes añadir movimiento a las imágenes fijas con la herramienta Sistemas de partículas de After Effects, que permite crear efectos de niebla o humo sin necesidad de contar con un vídeo independiente, así como distorsionar las imágenes y recrear efectos de agua y reflexión. Por tanto, no necesitas un clip de vídeo independiente para añadir movimiento si dispones de las herramientas adecuadas. Cuando estés conforme con el cinemagráfico, expórtalo como archivo GIF.

Más vídeos en bucle

En lo que respecta a los cinemagráficos, existe un sinfín de posibilidades. Echas un vistazo a estos increíbles ejemplos de cinemagráficos e ideas para inspirarte y crear los tuyos propios.

 

 

Los cinemagráficos son un medio fascinante y accesible que está ayudando a los artistas y a las marcas a llamar la atención de los usuarios y a detener su interminable deslizar de contenido por las redes sociales. Con estas herramientas a tu disposición, puedes comenzar crear un cinemagráfico de gran calidad hoy mismo.

Colaboradores

Lindsay Adler

Saca más partido a Adobe After Effects

Crea increíbles gráficos animados, animaciones de texto, y efectos visuales.

Puede que también estés interesado en…

Editando un vídeo en el móvil.

Cómo editar vídeos: todo lo que debes saber

Sabemos que, en posproducción, convertir secuencias sin editar en contenido atractivo no es coser y cantar.

Toma de fotografías de naturaleza con una Steadicam y un smartphone

Steadicam para principiantes.

Aprende cómo este útil dispositivo puede ayudarte a captar secuencias excepcionales y estables.

Toma de fotografías de naturaleza con una Steadicam y un smartphone

Steadicam para principiantes.

Aprende cómo este útil dispositivo puede ayudarte a captar secuencias excepcionales y estables.

Paisaje con montaña y lago.

Tipos de planos cinematográficos que debes conocer
Empieza a pensar como un operador de cámara. Descubre los tipos de planos cinematográficos.

Consigue Adobe After Effects

Crea efectos visuales de cine y gráficos animados.

7 días gratis, luego 24,19 € al mes.