Los mejores objetivos fotográficos para bodas.

Aprende a elegir los objetivos fotográficos perfectos para bodas y deja que te ayuden a capturar ese día tan especial.

El objetivo ideal para retratos.

Tienes claro tu objetivo: que tus retratos de boda tengan la mayor nitidez posible y estén perfectamente enfocados. Para conseguir una nitidez inigualable, necesitarás un objetivo de distancia focal fija.

La mayoría de los fotógrafos de boda optan por un objetivo de 50 mm o 85 mm para sus retratos de boda. Estas distancias focales te permitirán tomar fotos nítidas y de alta calidad de la celebración y de los invitados.

Los objetivos de distancia focal fija también ofrecen aperturas más amplias. La mayoría puede llegar hasta un número f de 1.8, mientras que algunos pueden alcanzar números f de hasta 1.4 o 1.2. Esto te ayudará a obtener suficiente luz para la cámara en aquellas salas de banquete que tengan mala iluminación, así como a aportar un toque de bokeh para separar a los modelos del fondo.

El mejor objetivo para todas las situaciones.

Cuando estés correteando de un lado a otro tomando fotos espontáneas, necesitarás un objetivo versátil que pueda seguir el ritmo de los cambios en las condiciones.

Un objetivo de entre 24 y 70 mm con número f de 2.8 es una excelente opción que puede funcionar bien en casi cualquier parte de la boda. El gran rango de longitudes focales permite capturar a todos sin importar dónde se encuentren, y la amplia apertura puede ayudarte a conseguir la exposición óptima para tus fotos en casi cualquier condición de luz.

Este objetivo es ideal para la ceremonia, el cóctel, la recepción y la salida.

El teleobjetivo perfecto.

No siempre puedes estar cerca de la acción. Especialmente en la recepción, es posible que tengas que estar de pie contra la pared del fondo y tomar fotos de gente en la pista de baile, dando discursos o cortando el pastel.

El teleobjetivo de entre 70 y 200 mm f/2.8 ofrece intervalo versátil de zoom, para que puedas captarlo todo, desde la mesa más cercana hasta el otro extremo de la sala de la recepción, y la amplia apertura garantiza que las fotos saldrán bonitas y luminosas incluso con poca luz.

Este objetivo es ideal para recepciones y ceremonias. Tan solo asegúrate de utilizar un trípode y mantener una velocidad del obturador rápida. En distancias focales más largas, incluso los movimientos más leves pueden hacer que tus fotos salgan borrosas.

¿Quieres más consejos de fotografía?

Descubre cómo Adobe Lightroom y Photoshop pueden hacer que tus fotos de boda sean nítidas y luminosas, sin importar qué objetivo elijas.