Crea vídeos de viajes que inspiren la pasión por viajar.

Aprende a planificar y hacer vídeos de tus expediciones como trotamundos. Obtén consejos y sugerencias de los profesionales para realizar historias de viajes sorprendentes de tus aventuras.

Inmortaliza tus viajes con un vídeo.

Los vídeos de viajes son una manera genial para documentar tu viaje, contar una historia específica para un cliente o simplemente compartir con el mundo las imágenes y sonidos que has experimentado. Ya sea que estés explorando las pirámides de Egipto, los rascacielos de nueva York o las aguas tropicales de Tailandia, aprende a hacer un vídeo de tu viaje que querrás volver a ver una y otra vez.

 

Prepárate para tu viaje.

Cuando se trata de hacer vídeos de viajes, el tiempo que dedicas para planificarlo es tiempo bien invertido. Es posible que la fase de preparación no sea tan divertida como grabar o viajar, pero te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo y te dará una buena oportunidad de obtener las secuencias que necesitas para hacer el mejor vídeo de viajes.

 

Consigue la inspiración.

El primer paso es elegir tu destino de viaje y encontrar la inspiración. Si vas a realizar una expedición a la Antártida, esto pudiera suponer averiguar cómo vestirte para ese clima. Si vas a Barcelona en España, esto pudiera incluir buscar lugares de interés arquitectónico. La logística, la búsqueda de la ubicación y la familiarización con la cultura local te ayudarán a planificar tu viaje y tu vídeo.

 

“La inspiración para viajar la encuentro en las redes sociales —afirma la fotógrafa y reportera gráfica Tiffany Nguyen—. Ya sea si vi algo en Instagram, Pinterest o en un blog, lo suelo marcar en una carpeta de mi móvil”. A continuación, Nguyen fija las diferentes ubicaciones que desea visitar en Google Maps y las codifica por colores en orden de prioridad. “De esta manera puedo planificar una ruta y no pierdo el tiempo saltando del punto A al punto B”, añade.

Collage de distintas imágenes de lugares de Egipto

Traza una historia.

Una vez que hayas terminado de explorar, comienza a visualizar el arco narrativo de tu vídeo. Este proceso también se conoce como guion gráfico. Tu guion gráfico puede limitarse a bocetos sueltos o describir la secuencia de tu vídeo toma por toma. “El vídeo te lleva mucho tiempo y, cuando hay buena luz, la ventana es muy pequeña, por lo que es importante tener una buena estrategia”, afirma Nguyen.

 

Una ventaja de pasar por el proceso de creación de guiones gráficos es que te das cuenta de las tomas que necesitarás para tu vídeo. Ahora puedes escribir una lista de tomas que te ayude a mantener un registro de las secuencias que tienes y cuáles necesitas todavía.

 

“Será mucho más fácil para ti añadir la línea de tiempo y crear la secuencia para el vídeo, si tienes un guion gráfico y una lista de tomas sólidos —afirma Tiffany Nguyen—. Lo más importante es lograr contar una historia. Puede que tengas un montón de clips épicos, pero, si no sabes cómo contar una historia y cómo juntarlo todo, se te viene abajo”.

 

Trabajar con un cliente.

Si estás trabajando con un cliente, el proceso de preproducción es casi igual, excepto que probablemente te darán una dirección creativa o seguirás un guion específico.

 

“Todo comienza por la investigación. Tengo una reunión con un cliente y luego me siento con mi productor y pensamos cómo vamos a ejecutar este proyecto. Luego escribo el guion”, explica el reportero gráfico Bevan Waite.

 

“El guion determina la siguiente serie de documentos de preparación, que serían la lista de tomas, la hoja de convocatoria y cualquier logística de viaje que deba organizarse. Todos estos documentos organizativos hacen referencia al guion y garantizan que haya un tiempo y una ubicación asignados para que se lleven a cabo todos los aspectos del guion”, afirma Waite.

 

Encuentra el enfoque de la grabación.

Desde el momento en que comienzas la planificación hasta la edición final, lo más importante es tener un panorama general; deja que todas tus decisiones te impulsen como cineasta.

 

Otra forma de abordarlo consiste en preguntarte cuál es tu objetivo, cuál es el propósito de tu vídeo. ¿Estás haciendo una guía de viaje de la costa Amalfitana, un documental de tu viaje por carretera a través de Escocia o una aventura de viaje patrocinada por la selva amazónica? ¿O simplemente quieres hacer un vídeo épico de tu viaje como recuerdo?

 

Una vez que ya tengas tu propósito general, el resto del proceso de planificación, grabación y edición se realizará con mucha más facilidad. Si eres un videobloguero que quiere mostrar a sus suscriptores un día en Bali o un bloguero que quiere agregar un vídeo a su publicación sobre la mejor manera de visitar el Gran Cañón, no hay límite para lo que puedes hacer con un formato de vídeo y el deseo de explorar.

 

“Algunos viajes son totalmente improvisados sobre la marcha. Y está muy bien; a veces se puede programar el tiempo sin saber lo que pasará —añade Waite—. Siempre es una buena idea tener esa visión general en tu mente, para que sepas lo que estás intentando lograr”.

Vista aérea de un escritorio con un dron, un ordenador, un equipo fotográfico y un gato naranja tumbado

Prepara la bolsa de la cámara.

Ahora que ya tienes tu visión, es hora de hacer las maletas. La mejor estrategia es llevar un equipaje lo más ligero posible. “Especialmente en las grabaciones de viajes, en las que vas a cuatro o cinco lugares distintos al día, querrás una bolsa de cámara realmente compacta y organizada. Ello te permitirá que te muevas con mayor facilidad”, afirma Waite.

 

Cámaras

Las cámaras sin espejo son la mejor opción si buscas menor volumen sin sacrificar la calidad de la imagen, pero puedes usar cualquier cámara que tengas para grabar. Si estás haciendo un vídeo para un cliente, es una buena idea llevar contigo dos cámaras para tener un respaldo en caso de que una se te rompa, te la roben o se te pierda.

 

“No querrás llevar una cámara enorme, porque llamará mucho la atención; además, dificultará la grabación de los momentos espontáneos”, añade Nguyen. Es una buena idea llevar GoPro y otras cámaras de acción, ya que puedes montarlas en cualquier lugar y prácticamente no ocupan espacio.

 

Por último, piensa en llevarte un dron para esas impresionantes tomas aéreas. “Me encanta insertar tomas aéreas en la introducción de mis vídeos”, añade Nguyen. “Un clip aéreo capta tu atención de inmediato”. Si decides llevar un dron, asegúrate de tener la licencia y de poder usarlo en el lugar de manera legal.

 

Objetivos

“A menudo llevo conmigo varios objetivos —afirma Nguyen—. Tengo un objetivo más amplio, como de 16 a 35 mm y también tengo un par de objetivos fijos”. Si bien los objetivos fijos son menos versátiles en cuanto a la distancia focal, también son más compactos y la calidad de las imágenes suele ser superior a los objetivos con zoom. Para completar su equipo, Nguyen lleva un teleobjetivo con zoom, que le permite grabar los temas que no se encuentran cerca. Estos objetivos también crean un bello efecto de compresión para tu escena.

 

Pero si lo que quieres es reducir al mínimo el volumen, un objetivo sólido con zoom de rango medio, como un 24–70 mm, puede ser un gran kit todo en uno.

Fotógrafo de pie frente a un atardecer y que sostiene una cámara en un trípode

Estabilizadores

Nguyen también recomienda usar un cardán u otro sistema de estabilización. “Así es como obtendrás esas tomas cinematográficas suaves —añade—. Cuando grabas vídeos con un cardán, tienes más secuencias que se pueden utilizar frente a una toma hecha con una cámara en la mano, ya que muchas de estas tomas pueden ser de verdad inestables e inutilizables”. 

 

¿Qué importancia tiene el equipo?

No permitas que el equipo se interponga en lo que de verdad importa: el viaje en sí. La mayoría de las cámaras con función de vídeo pueden grabar imágenes de una calidad increíblemente alta, incluso un iPhone. La diferencia está en la historia que quieres contar y cómo eliges contarla. A tu audiencia no le importará las diferencias de píxeles, sino que le importará la destreza y lo bien que la historia capta su atención.

Las tres pirámides en el desierto al amanecer

Consejos para grabar un vídeo.

Pon atención a la iluminación.

La luz es un elemento que siempre debes tener en cuenta, ya que la calidad de la luz determinará el aspecto y la sensación que transmita tu vídeo. La hora mágica es uno de los momentos preferidos de la mayoría de los fotógrafos y reporteros gráficos, ya que la luz suave, cálida y direccional durante el amanecer es favorecedora para los temas.

 

“Si tienes en mente lugares al aire libre que te apetece visitar, acude ahí al amanecer o atardecer y durante el día puedes ir a los lugares cerrados —añade—. De esta manera, podrás obtener una buena calidad de luz dentro de las instalaciones y no tendrás esa luz fuerte del día del exterior”.

 

Varía tus tipos de tomas.

Ten en cuenta la variedad de tipos de tomas que recopilas mientras viajas. Al igual que tu comida favorita que puede ser deliciosa, pero, si fuera la única comida que pudieras comer, te cansarías pronto de ella. Del mismo modo, “si tienes solo tomas estáticas o todas las tomas están hechas con un cardán, el vídeo no será tan atractivo para los espectadores”, afirma Nguyen. Usar tomas amplias, tomas con detalles, momentos espontáneos, tomas de acción dinámicas, en lugar de las fijas con trípodes y de lapso de tiempo, son tipos de tomas que puedes usar para que tus vídeos sean interesantes.

Acepta lo inesperado.

Cuando viajas, es probable que, en un momento u otro, las cosas salgan mal o que se alejen de lo previsto. Intenta no desanimarte cuando no puedas poner fin a todas las incógnitas a lo largo de tu viaje. Parte de la belleza de viajar radica en tu encuentro con lo inesperado. Siempre que tu cámara esté lista para grabar, tendrás la oportunidad de grabar secuencias únicas a medida que se desenvuelva la escena.

 

“Ser capaz de pensar sobre la marcha es una habilidad esencial para ser cineasta —afirma Waite—. No importa cuánto te prepares antes de una grabación, siempre estarás inventando sobre la marcha”.

 

Pide el consentimiento de las personas que vas a grabar.

Si estás haciendo un trabajo para anuncios, querrás asegurarte de estar cubierto legalmente cuando se trata de mostrar los rostros de las personas. Lo último que deseas es encontrarte con problemas legales en el futuro; por lo tanto, asegúrate de obtener el consentimiento.

 

“Es algo con lo que debes ser honrado —afirma Nguyen—. La mayoría de las veces, si les haces saber lo que estás haciendo, descubro que la gente está abierta a ello y piensa que es de verdad genial”.

 

Edita con la historia en la mente.

Haz copias de seguridad lo antes posible.

Lo primero que debes hacer después de un día de grabación es hacer una copia de seguridad de tus secuencias en un disco duro. Si puedes, ten al menos dos copias de seguridad de la grabación, porque nunca se sabe lo que pudiera suceder.

 

Una vez que tu grabación esté almacenada y organizada de manera segura, revísala y comienza a elegir tus tomas favoritas. Inserta esos clips en el editor de vídeo de tu elección. Nguyen usa Adobe Premiere Pro.

Vista de un valle rocoso
Vista de un paisaje montañoso rocoso

Haz que tus montajes sean coherentes.

Ahora que estás listo para ponerlo todo junto, saca tu guion gráfico nuevamente. Esta será la diferencia entre un montaje de un clip y una historia. Si bien puede que no sea un largometraje documental, todos los vídeos de viajes tienen el arco de una historia, incluso si es solo una rememoración cronológica de tus pasos.

 

“Siempre es bueno tener un panorama más amplio de lo que estás haciendo en la sala de edición, en lugar de simplemente poner un bonito clip de vídeo al lado de otro —afirma Waite—. Incluso si no está claro para los demás, siempre y cuando sepas que existe una estructura inherente a la forma en que estás haciendo las cosas, creo que es bastante positivo”.

 

A Waite le gusta agrupar tomas similares para crear miniescenas. “Si la toma inicial es una toma hecha con un dron del océano al amanecer, las siguientes dos a cinco tomas deben ser de la misma escena, pero grabadas de diferentes maneras”, explica Waite. No importa cómo hagas la secuencia de tu película, hazlo siempre con intención. Piensa en cómo tus clips se conectan entre sí y trabajan juntos para mover al espectador a través de la historia.

 

¿Cuánto deberían durar los vídeos?

Eso depende del tipo de vídeo que estés haciendo. “Para las típicas publicaciones de Instagram, pienso que 45 segundos es el punto óptimo —afirma Nguyen—. Es muy difícil crear un vídeo en solo 30 segundos porque por lo general tengo muchas secuencias. Pienso que un minuto es demasiado tiempo, porque generalmente los vídeos de viajes que ves en Instagram son rápidos”.

 

Otras plataformas como un canal de YouTube o IGTV son más adecuadas para historias más largas, pero más largas no significa necesariamente que sean mejores. Siempre que la historia justifique la duración, no deberías tener problemas. Solo ten en cuenta que cuanto más largo sea su vídeo, es más probable que tu audiencia pierda la atención, por lo que, si deseas un vídeo largo, asegúrate de tener una historia convincente para que lo respalde.

 

No olvides el sonido.

Entre las voces en off, las entrevistas y la música ambiental que complemente tu vídeo, el audio es un elemento que en realidad puede mejorar tu vídeo. Recopila fragmentos de sonido de algunos de los lugares que grabaste para usarlos junto con tus respectivos videoclips. Ya sea que se trate de sonidos de la selva tropical en Brasil, del agua en la playa de Filipinas o incluso del tráfico de Los Ángeles, el sonido activa otro sentido y ayuda a sumergir al espectador en la escena.

 

Equilibra las expectativas del cliente.

Cuando trabajas para un cliente, el consejo de Waite es “darle tu propio giro creativo como editor. Pero sigue las indicaciones que se te dio”. Puede resultar complicado al principio lograr este equilibrio, pero es probable que te hayan contratado porque al cliente le gustó tu estilo único o tu personalidad, y está bien que eso se muestre en tu edición.

Comienza el recorrido como cineasta de viajes.

Hay mucho que tener en cuenta cuando comienzas a hacer una película de viajes, pero lo más importante que debes recordar es relajarte y disfrutar del viaje. No te preocupes tanto por ser técnicamente perfecto como para no sumergirte en el lugar y la cultura. Tu pasión y perspectiva serán mucho más apreciables que el equipo que utilices o el tamaño de tu presupuesto.

 

“No te avergüences y simplemente ve a por ello —afirma Waite—. Todo se trata de la confianza en uno mismo. A fin de cuentas, se trata solo de organización, visión, ejecución y edición. Ninguno de esos pasos es ciencia espacial. La gente puede hacer carrera con solo uno de esos pasos”.

 

Desde Turquía a la Toscana, de Perú a Praga o de Nueva Zelanda a Noruega, dondequiera que te encuentres, tienes todo lo que necesitas para salir y grabar tu propio vídeo épico de viajes.

Colaboradores

Haz más con Adobe Premiere Pro.

Crea vídeos visualmente deslumbrantes de modo virtual y en cualquier parte: para películas, televisión y web.

Puede que también estés interesado en…

Opción de calidad de imagen

Reduce el tamaño de una foto.
Aprende qué tipos y tamaños de archivos de fotos funcionan mejor para editar, publicar, compartir e imprimir.

Editando un vídeo en el móvil

Cómo editar vídeos: todo lo que debes saber.

Aprende los principios de la edición de vídeo y consejos prácticos tanto para pantallas grandes como pequeñas.

Persona que añade audio a un vídeo con Adobe Premiere Pro

Añade audio al vídeo.

Añade a tus vídeos varias pistas de audio, desde voces superpuestas hasta efectos de sonido.

Chicas en el maletero de un todoterreno

Cómo hacer vídeos para YouTube.

Haz mejores vídeos aprendiendo prácticas recomendadas de reporteros gráficos y creadores de contenido profesionales.

Obtén Adobe Premiere Pro

Crea producciones perfectas con el software de edición de vídeo líder en su sector.

7 días gratis, luego 24,19 € al mes.