Comprensión de la representación en 3D.

La visualización en 3D está por todas partes, desde los simples anuncios hasta la realidad virtual envolvente. Los arquitectos, los diseñadores de productos, los diseñadores industriales y las agencias de construcción de marca usan la representación en 3D para crear hermosas imágenes realistas que simulan la vida real. Aprende lo que es la representación en 3D, cómo funciona y qué software de Adobe puedes usar para crear tus propios objetos y entornos en 3D.

Comprensión de la representación en 3D

¿Qué es la representación en 3D?

La representación en 3D es el proceso de crear una imagen fotorrealista en 2D a partir de modelos 3D. La representación en 3D es el paso final en el proceso de visualización en 3D, lo que conlleva la creación de modelos de objetos, la texturización de dichos objetos y la inclusión de luz en la escena. 

 

El software de representación en 3D toma todos los datos asociados al modelo 3D y lo representa en una imagen 2D. Gracias a las nuevas posibilidades de texturizado e iluminación, esa imagen 2D puede no diferenciarse de una fotografía real, o bien puede tener un aspecto deliberadamente estilizado: eso depende del artista y del objetivo de la visualización. 

Cómo funciona la representación en 3D.

Aunque las expresiones “representación en 3D” y “visualización en 3D” en ocasiones pueden intercambiarse, la representación en 3D en realidad es la fase final del proceso de visualización en 3D. A continuación te ofrecemos un análisis más detallado del proceso de visualización en 3D, que culmina con la representación en 3D. 

1. Crea objetos o modelos 3D con software de modelado 3D.

Hay un gran número de formas de crear un modelo 3D o toda una escena. Algunas aplicaciones de esculpido te permiten crear polígonos y darles forma, para formar en última instancia un activo 3D. Por ejemplo, este tipo de modelado pudiera ajustarse en particular a la creación de activos orgánicos —como plantas o personas—, ya que se adaptan a la perfección a una interpretación artística de formas bastante irregulares.

 

Existen alternativas a este enfoque. Otras herramientas de modelado se centran en la creación de bordes y superficies, en lugar de polígonos, en un espacio tridimensional. La creación de activos 3D de esta forma permite una gran precisión matemática, por lo que dichas herramientas a menudo se emplean en el diseño industrial o en el modelado del diseño asistido por ordenador (CAD por su siglas en inglés).

 

También pudiera optarse por “escanear” un objeto real existente con una herramienta especializada: los datos capturados en el escaneado te permitirán recrear el objeto en un espacio 3D. Asimismo, puede ser preferible decidirte por la generación por procedimientos, en la que tu software se encarga de esculpirte un modelo según un conjunto de reglas matemáticas establecidas con anterioridad.

 

No obstante, creas tu propio modelo 3D y el paso siguiente es la texturización.

2. Añade materiales a objetos 3D.

Los polígonos definen la forma de los objetos 3D, pero por sí mismos carecen de color o detalles superficiales. Los artistas son capaces de asignar una textura a todos los polígonos de un objeto 3D. Las texturas pueden ser sencillos colores monocromos, o bien pueden simular la apariencia de esencialmente cualquier superficie en absoluto, desde los materiales naturales como las rocas o la madera a superficies industriales metálicas o plásticas. 

 

Un solo objeto 3D puede constar de miles, si no millones, de polígonos. El objeto pudiera parecer que tiene la suavidad moderna e industrial de una batidora de cocina o la piel áspera de un elefante, pero en el fondo sigue siendo un objeto compuesto por polígonos y superficies algo vacías. Sin embargo, con los materiales 3D correctos es posible crear la ilusión de profundidad que aporta el 3D. Estas texturas van más allá de la simple adición de reflectividad o color a un objeto: las texturas pueden añadir finos detalles como el cosido del tejido de una prenda o filas de ribetes a lo largo de una superficie metálica industrial.  Tales detalles pudieran requerir enormes cantidades de tiempo si se van a añadir manualmente a la geometría de un objeto. 

3. Añade iluminación al entorno 3D.

Los objetos 3D deben parecer que existen en el mundo real. Esto resulta especialmente cierto en casos de uso habitual como las representaciones arquitectónicas y la visualización de la arquitectura, que pueden convertir un plan básico de una planta en una visión clara de cómo va a quedar después.

 

Las fuentes de luz realista marcan toda la diferencia cuando convertimos un grupo de objetos poligonales en un espacio que parezca real. No obstante, los artistas 3D por lo general no pintan en la luz ni en las sombras mismas. En su lugar, una escena 3D incluye la configuración de la dirección, intensidad y tipo de fuente de luz que ilumina diversos objetos.

Representación de las luces

Las texturas creadas con el conjunto de herramientas de Adobe Substance 3D respetan predeterminadamente los principios de la representación basada en la física (PBR por sus siglas en inglés), y así ofrecen realismo en cualquier condición de iluminación. Por lo tanto, una mesa de madera seguirá pareciendo de madera si se coloca en una terraza soleada, en interiores o incluso en un subterráneo muy profundo. 

 

En particular, algunas superficies y materiales moldean la luz e interactúan con ella de formas muy peculiares. El cristal y el hielo son translúcidos, por lo que reflejan y refractan la luz. La luz juega con la superficie del agua y otros líquidos, y los prismas crean pequeños arcoíris cuando la luz incide en ellos. Una escena que esté texturizada con precisión, e iluminada con arte, puede resultar muy atractiva y sorprendente.

4. Representa la imagen 3D.

Una vez que se han creado y texturizado los objetos 3D y se ha iluminado el entorno, comienza el proceso de representación en 3D. Se trata de un proceso a cargo del ordenador que esencialmente realiza una “instantánea” de tu escena, desde el punto de vista que definas. El resultado es una imagen 2D a partir de tu escena 3D.

 

El software de representación puede crear una sola imagen, o bien puede representar muchas imágenes en sucesión rápida para crear la ilusión del movimiento en tiempo real.

 

La representación no es un proceso uniforme: existen muchos métodos que pueden emplearse como el tiempo real, los trazos de rayos y similares que pueden afectar a la calidad de la representación. Para obtener más información sobre la GPU y CPU, visita la página de requisitos de hardware de Adobe 3D

Representamos la representación