Lettering: cómo crear una tipografía

De «lettering» a «caligrafía», el mundo de los estilos tipográficos está lleno de conceptos que deben conocer los artistas y diseñadores. Te enseñamos a crear la tipografía perfecta y a elegir el estilo y fuente que necesitas en todo momento.

Cute illustration of a large pufferfish pulling a small pufferfish in for a hug.

Contenido:

 

 

¿Qué es el diseño tipográfico o lettering?

 

En el mundo del arte y del diseño, lettering es el término inglés que hace referencia a la creación estilística de tipografías. En español, también se le puede denominar «dibujo de letras» o «diseño de letras», aunque usar el anglicismo es muy común entre los artistas.

Los diseños de lettering suelen idearse para proyectos individuales, ya sea como membretes para empresas, signaturas personalizadas o portadas de libros. Son tipografías únicas y más versátiles que las fuentes estándares. Sirven para aportar más carácter y originalidad porque cada letra, forma y curva pueden personalizarse al dedillo para satisfacer las necesidades del cliente.

“Cuando estás creando algo único para un proyecto o una persona, tienes más control sobre el lettering y puedes modificarlo para que quepa en el espacio.” 

Jen Krause, artista

 

En este sentido, merece la pena diferenciar entre el lettering y las fuentes. El lettering hace referencia a la tipografía estilística y personalizada, mientras que una fuente (o tipo de letra) es un conjunto de caracteres y letras con estilo y tamaño uniforme. Es cierto que puedes ajustar el tamaño y el espacio entre letras, pero siguen siendo mucho más rígidas que si creas tu propia tipografía.

 

¿Qué clases de tipografías hay?

 

Gótica.

También conocida como de palo seco, sin gracias o sans-serif, la tipografía gótica es aquella que no tiene los pequeños adornos que encontramos en los extremos de las líneas de otras tipografías. Se trata de los llamados remates, gracias o serifas.

 

Esta tipología de letra lleva muchos siglos usándose, aunque la mayoría de las veces se la ha relegado a ambientes «incultos» como letras informales. De este modo, hasta hace relativamente poco no era normal encontrarla en documentos oficiales o libros.

 

Los tipos de letra sin remates se dividen en cuatro categorías principales:

 

  • Grotescos: incluyen letras creadas entre el siglo XIX y principios del XX. Algunos ejemplos son Franklin Gothic, News Gothic, Monotype Grotesque y Akzidenz Grotesk.

 

  • Neogrotescos:  diseños de la segunda mitad del siglo XX con muy buena legibilidad. Se incluyen la Helvética, Unica, Imago, Univers y Frutiger.

 

  • Humanistas:  son las más fáciles de leer entre todos los tipos de letra de palo seco. Entre ellas, destacan Verdana, Calibri, Tahoma o Lucida Grande.

 

  • Geométricas:  basadas en formas geométricas básicas (círculo, cuadrado o triángulo), como Gotham, Century Gothic, Futura o Product Sans.

 

Cursiva.

A finales del siglo VIII en Inglaterra, se estandarizó el uso de la cursiva usando caracteres clásicos de la tipografía redonda. Dicha tipografía se conoció entonces como Carolingian Miniscule y tenía un objetivo puramente funcional, es decir, hacer que fuera legible, que las letras estuvieran separadas y que pudieran usarse las letras minúsculas y la puntuación.

 

De hecho, la letra cursiva nació para compensar las limitaciones de la pluma. Al no tener que levantar tanto la herramienta de escritura, se evitaba que se rompiera o que se produjeran salpicaduras indeseadas.

 

Esta tipografía, más común en la escritura manuscrita, se caracteriza por la inclinación de sus letras, así como por la concatenación de los caracteres, lo que hace que pueda escribirse con mayor velocidad.

 

Por extensión, también se llama cursiva a toda aquella letra que aparece inclinada hacia la derecha. En español, ese es el significado más habitual de la palabra «cursiva», especialmente con la popularización de la escritura a ordenador. También se conoce como «letras itálicas» o «bastardilla» (así la llaman los tipógrafos).

 

Redonda.

La letra redonda es la tercera tipografía impresa más común en Occidente. Nació en el siglo XV y se elaboró siguiendo el estilo de un manuscrito de escribiente europeo, basado a su vez en las mayúsculas cuadradas romanas desarrolladas durante el Sacro Imperio Romano Germánico. A lo largo de los siglos, se ha ido refinando.

 

Este estilo tipográfico se caracteriza por redondear las letras cortas y mantener verticales las astas que van de arriba abajo. La letra redonda también utiliza las serifas o gracias de la tipografía de palo seco, aunque en algunas fuentes no es así.

 

Algunos ejemplos de letra redonda son Times News Roman, Baskerville, Caslon, Bembo, Jenson y Garamond. Se han convertido en el tipo de letra «estándar» de periódicos, documentos oficiales y libros, y a menudo se hace referencia a ella como la letra «normal» para diferenciarla de la letra cursiva y la negrita.

 

¿Cómo diseñar tipografías usando Adobe Illustrator?

A la hora de diseñar tipografías, resulta una buena práctica empezar a dibujar los caracteres, símbolos y números a mano y después digitalizarlos con un software como Adobe Illustrator, el más popular entre los profesionales de la tipografía.

 

Esto tiene muchas ventajas, sobre todo si no estás acostumbrado a dibujar directamente en una tableta gráfica. Bastará con que hagas lo de siempre: diseñar con papel y lápiz las letras y los caracteres y usar el material de dibujo con el que te sientas más cómodo. Eso asegurará los mejores resultados.

 

Luego, llegará el momento de pasar los diseños a Adobe Illustrator, donde podrás editar y crear un archivo SVG para cada una de las letras del abecedario:

 

1.   Diseña cada letra y carácter utilizando el material de diseño que prefieras.

 

2.  Digitaliza tu dibujo usando Adobe Capture, que podrás utilizar directamente desde tu dispositivo móvil.

 

3.  Importa las imágenes de forma individual a Adobe Illustrator.

 

4.  Selecciona Objeto > Calco de imagen > Crear para convertir la imagen en un vector y que así sea más fácil manipularla para poder después usarla como letra.

 

5.  Realiza los ajustes que consideres necesarios para perfeccionar cada letra.

 

6.  Por último, exporta cada letra y carácter en formato SVG.

 

A continuación, te indicamos los pasos a seguir para crear lettering básico desde cero en Adobe Illustrator, sin diseñar cada letra previamente a mano:

 

1.  Abre Illustrator y crea un nuevo lienzo (recomendamos los siguientes ajustes: 1000 px x 700 px; 72 ppi; RGB).

 

2.  Crea un nuevo pincel yendo a Ventana > Pinceles y accede al panel de Pinceles en caso de que no esté aún abierto.

 

3.  Haz clic en el icono en forma de + para crear un nuevo pincel y selecciona Pincel caligráfico. Completa las características del nuevo pincel: nombre, ángulo, redondez, tamaño…

 

4.  Practica antes de dibujar la caligrafía que quieres crear.

 

5.  Puedes usar una cuadrícula para poder asegurarte de que todas las letras tienen el mismo tamaño, altura y anchura. Para mostrar la cuadrícula, selecciona Ver > Mostrar cuadrícula.

 

6.  Dibuja una a una las letras que quieres diseñar, así como otros caracteres, números y símbolos que desees utilizar con este lettering.

 

7.  Refina la forma de tus letras (o no, si quieres conseguir un resultado más natural). Puedes utilizar varias herramientas, como Forma, Lápiz o Pincel Blob.

 

8.  Para poder usar la tipografía en algún otro programa, como Adobe Photoshop o Adobe InDesign , debes exportar cada carácter como archivo SVG.

 

Diseño tipográfico: los consejos de los expertos.

“Cuando estás creando algo único para un proyecto o una persona, tienes más control sobre el lettering y puedes modificarlo para que quepa en el espacio.”

Robin Casey, artista

 

Este es el mayor consejo que te pueden dar antes de empezar a diseñar tus propias tipografías. Pero no es el único y, a continuación, encontrarás más recomendaciones de nuestros expertos para dominar el arte del lettering. No tengas miedo y empieza ya.

 

1. Toma una fuente existente de referencia.

Hemos explicado antes la principal diferencia entre lettering y fuente. Mientras que la primera nos da absoluta libertad, la segunda es más rígida y difícil de modificar. No obstante, a la hora de diseñar tu propia tipografía, puede ser práctico tomar de referencia un tipo de letra ya existente, en vez de diseñar cada letra desde cero.

 

Los principiantes verán que eso les ahorra mucho tiempo e incluso les servirá de fuente de inspiración para hacer sus propios diseños.

“Cuando estás aprendiendo, empezar con un diseño tipográfico genérico no es una mala idea. Te da un marco de referencia con el que empezar y puedes usarlo como esquema”.

Robin Casey, artista

 

2. Encuentra inspiración en otros artistas.

Antes de ponerte a diseñar, resulta una buena idea explorar creaciones de lettering ya existentes. Puedes encontrar inspiración en muchos sitios y cualquier diseño puede terminar siendo una referencia para tu proyecto. El mundo del lettering es amplio y muy variado y nunca sabes dónde puede surgir una idea.

 

“Me fijo en la letra de la gente en recetas antiguas y en cartas escritas a mano.” 

Jen Krause, artista

 

El arte del lettering debe practicarse. Sé paciente y seguro que terminarás diseñando una tipografía que os guste a ti y a tu cliente.

 

3. Aprovecha las herramientas digitales.

El mundo del lettering es un mundo artístico en el que tienes incluso más opciones creativas si diseñas tu tipografía de forma digital. Con el software adecuado, tendrás aún más control sobre tus curvas y líneas para conseguir esa letra que necesitas. Como mencionamos antes, Adobe tiene muchas herramientas que te ayudarán a adentrarte en el mundo del lettering. Adobe Illustrator es el programa ideal para comenzar.

 

4. Diseña a mano y digitaliza tus creaciones.

Si tienes mucha creatividad, seguramente te sientas muy cómodo dibujando a mano, incluso al diseñar lettering y tipografías. Sería una pena que esa fantástica caligrafía quedara relegada a solo cuando escribes a mano, pero, si no estás seguro de tus habilidades con la tableta gráfica y el lápiz óptico, puedes usar el material de dibujo de toda la vida y digitalizar tu fuente para usarla en el ordenador.

 

Una vez hayas acabado de diseñar todos los caracteres (el diseño tiene que estar terminado del todo), escanea los diseños. Puedes usar un escáner clásico o bien emplear la cámara de tu móvil si así te resulta más cómodo. Es preferible hacer las fotos en blanco y negro, pues el proceso de calco de imagen funciona mejor así.

 

Luego, abre esas fotos en el ordenador. Primero, te recomendamos que utilices Adobe Photoshop para poder ajustar los niveles y así conseguir que la letra sea más negra y el papel, más blanco. Después, accede a tu creación desde Adobe Illustrator utilizando la herramienta de selección. A continuación, copia y pega.

 

Ahora ha llegado el momento de convertir tu creación en un vector utilizando el panel Calco de imagen. Puedes empezar usando uno de los parámetros predeterminados, como Blanco y negro. Juega con los distintos deslizadores para ajustar los bordes de los caracteres.

 

Por último, recomendamos que hagas clic en el botón Expandir, luego desagrupa la selección por partida doble y ya tendrás los elementos individuales que podrás ajustar como quieras.

 

5. Encuentra el pincel acorde a tus necesidades.

Las tipografías también se dividen según el estilo o el objetivo que tengan que cumplir. De esta forma, hay tipos de letra elegantes, llamativos, románticos, infantiles… Es necesario conocer cuáles son los pinceles que mejor te ayudarán a conseguir ese estilo.

 

Debes tener en cuenta, primero, la punta del pincel. En el mercado, existen pinceles hechos con pelo animal, sintético o de fieltro. Este último suele ser el más adecuado para principiantes, pues los otros dos ofrecen trazos más suaves y requieren de mayor práctica.

También debes tener presente la firmeza y la dureza de la punta del pincel, su tamaño y elasticidad. Los pinceles con pelo sintético son los que mejor responden al movimiento de la mano, mientras que los elásticos suelen volver a la forma original pese a utilizar presión. Los pinceles de punta gruesa son los más adecuados para conseguir trazos más fuertes y expresivos, mientras que los de punta fina deberán ser usados para los detalles.

 

En caso de querer utilizar los pinceles de los programas de software, también tendrás que aplicar parte de esta lógica.

 

6. Añade textura a tus letras.

 

Hay varias formas de añadir textura a tus letras y hacer que sean más interesantes y únicas. Puedes empezar por usar un pincel que tenga cierta textura en su grano. Elige un tipo de textura u otra según el resultado que quieras obtener.

 

Otra opción es utilizar tonos medios para crear diferentes densidades en tus letras. Usar distintos tonos de un mismo color, más oscuros y claros, hará parecer que las letras tienen dimensión y serán menos aburridas. Anímate y crea letras en 3D.

 

7. No olvides los remates de las letras serif.

 

Al crear letras serif, no puedes olvidar la parte más importante y la que las diferencia de las demás: los remates. Esos adornos los solemos encontrar en los extremos de las líneas de cada carácter tipográfico y, en cambio, no los verás en las letras de palo seco.

 

Lettering: las preguntas más frecuentes.

 

¿Qué tipos de letra hay?

 

Los cuatro tipos de letra principales son:

 

  • Gracias: también conocidas como serifas o serif en inglés, son esas tipografías que contienen adornos en los extremos de las líneas de los caracteres.

 

  • Palo seco: también conocida como sin gracias o sans-serif, esta tipología es la que no contiene esos remates en los extremos de las letras.

 

  • Script: tipografía que emula el fluido del trazo de la caligrafía a mano, especialmente la usada durante los siglos XVII y XVIII.

 

  • Display: tipo de letra pensada para usarse en tamaño grande para titulares y no para el cuerpo del texto. 

 

¿Es lo mismo la caligrafía que la tipografía?

 

Es habitual confundir los conceptos de caligrafía y tipografía, sobre todo porque en inglés se suele utilizar la misma palabra: lettering. La principal diferencia es que, mientras la tipografía es la creación de caracteres, números y símbolos para ser usados en el ordenador, la caligrafía es el uso de estas letras a mano, con lápiz y papel.

 

¿Qué estilo de letra es el más fácil?

 

Es complicado determinar el estilo de letra más fácil, pues también dependerá de las capacidades personales de cada persona. Uno de ellos es la caligrafía moderna, pues permite que el creador sea tan creativo como quiera. Esa misma libertad también la ofrece el lettering con pincel, adecuado especialmente para principiantes. En tercer lugar, recomendamos el lettering con acuarelas, con el que se puede obtener resultados muy llamativos.

 

Los expertos en tipografía de Adobe.

 

Los siguientes expertos han contribuido en la realización de este artículo:

 

  • Jen Krause, directora, fotógrafa y videógrafa con un estilo único y mucha imaginación. Explora su obra
 
  • Robin Casey,  diseñadora gráfica e ilustradora especializada en caligrafía, tipografía e ilustración digital y analógica. Explora su obra

Puede que también estés interesado en…

Portada del libro Tarzán de los simios

Adéntrate en el mundo de la ilustración de cuentos infantiles.

Obtén consejos sobre cómo presentar tu trabajo y hacer contactos que te permitirán acceder al competitivo mercado de los libros ilustrados.

Un artista practica técnicas de color diluido con un pincel dorado.

Exploración de las técnicas de color diluido.

Captura las pinceladas fluidas y la rica textura del color diluido con estos consejos.

Dibujo de la anatomía del pie

Trucos y técnicas para aprender a dibujar pies.

Recibe consejos sobre cómo dibujar esta complicada parte de la anatomía humana.

Personaje de anime sonriendo

Cómo dibujar manga.

Lee una introducción al estilo de ilustración de los cómics japoneses.

Consigue Adobe Illustrator

Crea atractivos gráficos vectoriales e ilustraciones.

7 días gratis, luego 24,19 € /mes.