Deja impronta con la fotografía de texturas.

Desde piedras recubiertas de musgo hasta espinosos cactus, las imágenes de texturas fascinan a los espectadores, crean estados de ánimo y comunican ideas. Explora el mundo de la fotografía de texturas con estos consejos útiles.

Percebes y plantas marinas sobre una roca

Imagen de Meg Madden

Cómo utilizar la textura en la fotografía.

“Todo tiene si propia textura, y en las sensaciones que nos transmiten las cosas hay algo que podemos percibir con la vista”, afirma el fotógrafo y diseñador Cole Keister. Sin tocarlo, puedes identificar la blando y suave pelaje de un gatito, o la áspera y endurecida corteza de un árbol. Captar la textura en una fotografía puede aportar interés visual, poner de relieve patrones únicos o incluso suscitar emociones.

La fotografía de texturas se solapa con muy diversos tipos de fotografía, desde la fotografía artística hasta los retratos clásicos. La textura también desempeña un papel importante en la fotografía macro. Al acercarte a los detalles de una imagen con un objetivo macro, puedes contemplarlo de una forma distinta. “A veces hago fotos de líquenes, y son todo un mar de texturas”, comenta la fotógrafa Meg Madden.

Tanto si amplías el zoom para apreciar detalles minúsculos o si contemplas algo desde una distancia para percibirlo de forma abstracta, la textura constituye un elemento importante de la composición que aporta interés a las imágenes y atrae la atención del espectador.

Un grupo de patitos apelotonados

Imagen de Cole Keister

Mantén los ojos bien abiertos para apreciar los distintos tipos de texturas.

“Hay texturas por todas partes. Cuanta más atención prestas, más ves”, asevera Keister. Desde la pintura desconchada de un edificio abandonado hasta las gotas de agua sobre el cristal de una ventana, la textura se presenta con todo tipo de formas y tamaños. Si quieres encontrar texturas interesantes, observa bien el entorno y podrías hallar algo único.

“Me crié rodeada de naturaleza, por lo que el mundo natural siempre ha sido mi fuente de inspiración. Si salgo a la caza de texturas, me adentro en el bosque. Basta con tener los ojos bien abiertos. Me encanta las texturas de la corteza de los árboles, los insectos, las hojas y los hongos”, explica Madden.

Si quieres centrarte en las texturas naturales, salir a dar un paseo supone un excelente punto de partida. Piensa en el frondoso y espeso follaje de un árbol, y en las precisas y delicadas venas que surcan las alas de una libélula. Tanto si estos elementos son los protagonistas de tu foto como si te sirven de inspiración para un proyecto futuro, vivimos rodeados de texturas orgánicas únicas.

Ahora bien, no hace falta aventurarse en los bosques para descubrir texturas llamativas. Las aceras de hormigón, los muros de ladrillo y el metal oxidado son elementos industriales que también llaman la atención. Unos fondos con texturas distintas pueden ser el marco perfecto para un retrato o para una sesión de fotos de un producto. El lugar adecuado puede complementar a tu sujeto y, al mismo tiempo, incrementar el interés visual de la foto.

Hongos melena de león brotando del costado de un árbol

Imagen de Meg Madden

Consejos fotográficos para captar la textura.

Experimenta con los parámetros de tu cámara.

En la fotografía de texturas, la apertura, el ISO y la velocidad de obturación adecuados son decisivos. Si quieres una profundidad de campo baja que genere un efecto bokeh en la foto, lo que necesitas es una apertura reducida. “Sin duda, tiendo a usar aperturas reducidas porque me encanta tener el fondo difuminado. Pero creo que a veces depende de la textura, sobre todo si se trata de un muro grande, o si lo que quiero es tenerlo todo enfocado”, comenta Keister.

Si quieres captar texturas por capas con una profundidad de campo amplia, necesitarás una apertura estrecha y una velocidad de obturación prolongada. Si estás haciendo senderismo, llévate un trípode portátil. De este modo, podrás tomar exposiciones prolongadas sin preocuparte de tener que estabilizar la cámara.

Ten en cuenta la fuente de luz.

Aunque la luz natural puede generar degradados bonitos y suaves, la luz directa puede eliminar los detalles de la textura. “A la hora de fotografiar la textura, debes tener en cuenta el tipo de luz disponible. Dado que me paso la mayor parte del tiempo en la naturaleza, no puedo controlar la luz —explica Madden—. Por ejemplo, la luz radiante e intensa del sol fulmina la textura. Por lo tanto, siempre ando detrás del tiempo lluvioso y nublado. Cuando todo está húmedo, la textura es tanto más intensa”.

Si trabajas en interiores en un estudio fotográfico, explora la luz artificial difusa y la iluminación lateral. Este tipo de iluminación puede resaltar la superficie de un objeto y sacar a relucir los detalles en vez de aplanarlo todo. También conviene experimentar con juegos de luces distintos para dar con el que resulte más adecuado para tu textura y tu visión artística.

Una dryocampa (un tipo de polilla) descansando sobre un tela verde

Imagen de Meg Madden

Juega con la composición.

“La idea fundamental de la fotografía de texturas se centra en la composición y en buscar alguna manera de que la textura sea la protagonista de la foto”, señala Keister. Una forma de experimentar con la composición consiste en contemplar las cosas de cerca o de lejos. Por ejemplo, si utilizas un dron para la fotografía de paisajes, los ríos sinuosos y los campos en mosaico se convierten en elementos texturales cuando se fotografían desde el cielo. Otra opción es usar un objetivo macro, que te permite inundar la pantalla de una superficie detallada y crear así composiciones texturales inmersivas.

Una forma sencilla de experimentar con la composición consiste en cambiar los ángulos de la cámara. “Intento probar ángulos interesantes. En ocasiones, el ángulo recto no es el correcto. En otras, la mejor vista se obtiene desde una posición inferior. Yo lo llamo la ‘vista a ojo de caracol de una seta’, que es como si fueras una criatura diminuta que mira hacia arriba desde el suelo”, explica Madden. Estas perspectivas improvisadas de los objetos cotidianos pueden resaltar texturas interesantes que antes no te habías planteado.

Explora el posprocesamiento.

“Puedes editar mucho la foto, pero siempre viene bien partir de una buena foto”, indica Madden. Cuantas más fotos saques, más trabajo tendrás en la posproducción. En lo referente a la edición de fotos, empieza recortándolas para asegurarte de que la foto este encuadrada completamente a tu gusto. Por ejemplo, recortar la foto para seguir la regla de los tercios puede mejorar la composición y centrar la mirada del espectador en el sujeto.

Ya sea para enfocar la imagen, incrementar el contraste o retocar las sombras y las partes iluminadas, las herramientas de Adobe Photoshop Lightroom pueden ayudarte a hacer solo las modificaciones apropiadas. “Me gusta jugar con la claridad para hacer que las cosas destaquen de verdad. Pero a veces prefiero imágenes más suavizadas, por lo que llegaré incluso a reducir la claridad y a aumentar el contraste —explica Keister—. En lo tocante a la edición fotográfica, todo depende absolutamente de la textura”.

Una ventana con la precipitación acumulándose sobre la superficie

Imagen de Cole Keister

Transmite estados de ánimo mediante la textura.

“Me gusta buscar formas de incorporar texturas con sentimiento. Creo que ambas van de la mano”, comenta Keister. Por ejemplo, la cálida sensación de sentarse dentro de casa en un día frío mientras las gotas de lluvia resbalan por una ventana se puede encapsular a la perfección en una fotografía de texturas. En contraste, una imagen de la tierra seca y agrietada de un desierto evoca un sentimiento completamente distinto.

Así pues, tanto si usas un fondo de ladrillo en una sesión fotográfica de una boda como si creas imágenes de la corteza de un árbol abstractas en primer plano, la textura constituye una herramienta eficaz que puedes usar para narrar historias y transmitir emociones. Mantén los ojos bien abiertos para captar superficies, objetos y materiales únicos, y lánzate ya a hacer tus pinitos con la fotografía de texturas.

Colaboradores

Haz más con Adobe Photoshop Lightroom.

Edita fotos cómodamente con ajustes predefinidos de Lightroom, Súper Resolución, comparte fotos con facilidad desde cualquier dispositivo y accede a tus proyectos desde cualquier parte con la gestión del almacenamiento de fotos en la nube.

Puede que también estés interesado en…

Uvas, naranja cortada y vaso de agua sobre una mesa.

Reglas básicas de una composición fotográfica.

La composición tiene una importancia capital para los fotógrafos. Aprende más con estos consejos de los profesionales.

Perro en la orilla de la playa-Consejos de distancia focal | Adobe

Introducción a la distancia focal.

Descubre formas de seleccionar la distancia focal ideal para todas y cada una de tus fotos.

Vista aérea de paisajes terrestres

Piensa de modo creativo con la fotografía abstracta.

Descubre cómo usar la perspectiva, la textura y la escala para crear lo inesperado.

Opción de calidad de imagen

Reduce el tamaño de una foto.
Aprende qué tipos y tamaños de archivos de fotos funcionan mejor para editar, publicar, compartir e imprimir.

Lightroom

Plan de Lightroom

Edita, organiza, almacena y comparte fotos desde cualquier lugar.
7 días gratis, luego ... al mes.

Lightroom
Photoshop

Fotografía

Hazte con Lightroom, Lightroom Classic, Photoshop y 20 GB de almacenamiento en la nube.
7 días gratis, luego 12,09 € al mes.

Lightroom

Todas las aplicaciones

Consigue la colección completa de aplicaciones creativas y más.
7 días gratis, luego  60,49 € al mes.