Explicación de la temperatura del color

La temperatura de la luz afecta al color que desprende la luz. Descubre el fenómeno que explica la temperatura del color en la producción cinematográfica para asegurarte de capturar los colores apropiados en tus escenas.

¿Qué es la temperatura del color y por qué es importante?

La temperatura del color es el grado de calidez o frialdad de la luz visible, lo cual se mide en grados Kelvin. Desde el punto de visto científico, la luz se basa en radiación de cuerpo negro: un radiador de cuerpo negro emite una energía que aparece como una fuente de luz. Pues bien, el color de esta luz depende de la temperatura de la energía irradiada. Por ejemplo, una bombilla incandescente emite una luz blanca cálida debido a su correspondiente temperatura en grados Kelvin.

 

Es imprescindible que los cineastas y fotógrafos comprendan la temperatura del color, pues es la base de todas las tareas de posproducción en las que intervengan la luz y el color: el balance de blancos, y la corrección y gradación del color, por ejemplo, parten de la temperatura de la luz. Aprende los conceptos básicos de la temperatura del color para poder equilibrar correctamente el color en la cámara en función de las condiciones de iluminación. Todos los cineastas coinciden en que disponer de una iluminación inteligente durante el rodaje facilitará enormemente los posteriores trabajos de corrección y gradación del color.

 

La escala Kelvin de la temperatura del color

“Toda la luz que percibimos reside en un espectro de color que val del naranja y al azul, con tonos verdes y magenta”, explica Mike Leonard. Para medir la temperatura del color de una fuente de luz se emplea la escala Kelvin. La temperatura más baja se corresponde con los colores rojo, naranja y amarillo: el espectro más cálido. Por otro lado, las temperaturas más altas son las del azul y otros colores más fríos. “Cuando se hace referencia al balance de blancos de una cámara, en realidad, se hace referencia a la temperatura de color que hará que el blanco se vea blanco, en lugar de tener un tono azul o naranja”, comenta Leonard.

Temperatura de color cálida de la vista aérea de una cordillera de montañas
Temperatura de color cálida de la vista aérea de una cordillera de montañas

Grabar con balance de blancos de tungsteno y luz diurna

El ojo humano se adapta de forma automática al color de luz que percibe en cada situación, pero las cámaras no cuentan con esta función. Por tanto, hay que indicar a la cámara cómo debe equilibrar la luz para que los fotogramas no adquieran un tono magenta o azulado. La mayoría de las cámaras digitales tienen un ajuste preestablecido de luz diurna y tungsteno, aunque el balance de blancos también puede configurarse manualmente. Para equilibrar los tonos blancos de una imagen, básicamente hay que compensar la luz azul añadiendo naranja o viceversa hasta que los blancos tengan un aspecto completamente blanco.

 

Balance de blancos de tungsteno

El tungsteno se establece en 3200 Kelvin (K) y se utiliza en casos de iluminación de espacios interiores. No obstante, no toda la iluminación artificial es exactamente de 3200 K: la luz de una vela se sitúa en el extremo más bajo y rojizo del espectro; las bombillas incandescentes de color blanco suave a blanco cálido, en un rango intermedio del color naranja; y la luz blanca y fría de las lámparas fluorescentes y la iluminación LED, más cerca del extremo más azul del espectro.

 

Balance de blancos de luz diurna

La luz diurna se establece en 5600 K y es la configuración estándar para las escenas de exterior con luz natural. La luz exterior suele ser más fría y azul, por lo que, si quieres que un trozo de papel blanco se vea blanco al aire libre, debes establecer el balance de blancos en 5600 K. Con la luz natural existe un amplio abanico de posibilidades: por ejemplo, la luz cálida del sol, es decir la hora dorada, se encuentra en el extremo más bajo de la escala, mientras que los días nublados se sitúan en temperaturas más altas.

Imagen dividida de un faro en la costa para comparar las temperaturas de color cálida y fría

Calibración de la temperatura del color en las imágenes

Los valores de balance de blancos más comunes son las configuraciones de tungsteno y luz diurna, pero, en algunos casos, se requieren más matices. Normalmente, en los sets se combinan distintos tipos de fuentes de luz, por lo que hay que confiar más en la propia vista que en cualquier regla de configuración. Por ejemplo, en una escena de interior en la que la luz entra por una ventana, se mostrarán diferentes temperaturas de color a lo largo del encuadre.

 

En estas circunstancias, hay que determinar cuál es la luz dominante y equilibrarla. Si las dos son relativamente parecidas, se debe buscar un término medio. Por tanto, hay que aprender las reglas como un profesional, para entonces poder romperlas como un artista. “La cinematografía es como la cocina: tienes que saberte la receta, pero, en última instancia, tu gusto debe tener la última palabra. Debes conocer los valores y los ajustes, así como la forma de determinar su exactitud mediante herramientas como las de alcance. Si no tiene buen aspecto, cámbialo. Los ojos harán las veces de brújula que determine si la imagen va o no por buen camino, así que asegúrate de que tus monitores están bien calibrados”, explica Leonard.

 

El reportero gráfico Hiroshi Hara recomienda establecer de forma manual el balance de blancos: “Normalmente, elijo entre un balance de tungsteno o luz diurna como punto de partida y ajusto la temperatura en función de las condiciones”. Diseña tu set basándote en una temperatura de color para evitar tener balances de blancos contradictorios. “Cuanto menos tengas que tocar después en la fase de posproducción, mejor. Tienes que conseguir la mejor imagen posible con la cámara”, aconseja Hara.

 

Uso de la temperatura del color en la edición de posproducción

Las decisiones que tomas en el set son determinantes en la fase de posproducción, en la que el balance de blancos condiciona el proceso de gradación del color. Este proceso consta de dos etapas: la corrección y la gradación del color.

Persona mirando hacia abajo desde el pasillo de un edificio futurista

Corrección del color

La corrección del color es el proceso de restaurar el balance de blancos, la exposición y el contraste correctos de una imagen. Se trata de un proceso científico en el que hay que observar los gráficos y determinar la exposición, los valores de negros y blancos y el balance de blancos adecuados de una imagen. “El trabajo consiste en establecer una temperatura de color que equilibre los blancos y ofrezca un gran punto de partida que permita pasar fácilmente a la parte creativa”, comenta Leonard.

Ruinas de piedra aún en pie

Gradación del color

La gradación del color es el equivalente creativo de la corrección del color, de naturaleza más científica. Una vez que hayas equilibrado los valores, puedes hacer elecciones subjetivas para alterar el color de la luz a tu gusto. Además de la temperatura, puedes ajustar la cromaticidad, también conocida como tono y saturación, para conseguir una estética o un ambiente estilizados. “Puede que quieras aumentar la calidez de una escena emotiva o imitar el brillo anaranjado de la hora dorada. En estos casos, puedes reducir la temperatura del color para obtener tonos más cálidos”, explica Leonard.

 

Cada temperatura del color se corresponde con un ambiente o un entorno diferente. Es importante que los cineastas conozcan los efectos estéticos que las distintas opciones de iluminación tendrán en sus vídeos. Las luces fluorescentes y las bombillas halógenas o fluorescentes compactas de color blanco brillante funcionan bien en entornos profesionales y estériles debido a sus temperaturas de color más frías. Sin embargo, las fuentes de luz con colores cálidos, como el fuego, las bombillas incandescentes o la puesta de sol, transmiten nostalgia y calidez debido a sus temperaturas Kelvin más bajas.

 

Adquirir experiencia con Kelvin

Sea cual sea la forma en que decidas realizar el proceso de representación del color, siempre debes comenzar con una temperatura de color equilibrada. Por tanto, conocer el fenómeno que explica la temperatura del color te ayudará a obtener los resultados deseados siempre que quieras dar rienda suelta a tu creatividad y editar tu vídeo. Aprende los pasos de la corrección del color en Adobe Premiere Rush para practicar. Cuanto más trabajes con diferentes escenas en el software de edición, más rápido conseguirás equilibrar las temperaturas de color y tomar las decisiones correctas en la cámara.

Colaboradores

Haz más con Adobe Premiere Rush.

Crea y edita tus vídeos estés donde estés y desde un teléfono, una tablet o un ordenador. Edita y comparte tus vídeos de aspecto profesional en las redes sociales.

Puede que también estés interesado en…

Toma de fotografías de naturaleza con una Steadicam y un smartphone

Steadicam para principiantes.

Aprende cómo este útil dispositivo puede ayudarte a captar secuencias excepcionales y estables.

Pieza colocada sobre esquema

Aprende a calibrar el monitor de tu ordenador.
Aprende a ajustar la configuración de color de tu monitor para el vídeo refleje tu visión.

Equipo de grabación musical

Cómo montar un estudio de grabación en casa

Un estudio de grabación es esencial para hacer grabaciones de voz y música en casa.

Persona que añade audio a un vídeo con Adobe Premiere Pro

Añade audio al vídeo.

Añade a tus vídeos varias pistas de audio, desde voces superpuestas hasta efectos de sonido.

Obtén Adobe Premiere Rush

Crea y comparte vídeos en línea desde cualquier parte.