Efecto bokeh: qué es y cómo hacerlo

El efecto bokeh es una técnica fotográfica muy popular que consiste en resaltar una parte concreta de la imagen haciendo que el resto sea borroso. Este efecto puede conseguirse de forma manual en cámaras y smartphones, si bien es cierto que el software se ha sofisticado cada vez para conseguir ese desenfoque tan deseado.

Ciudad por la noche desenfocada

¿Qué es el efecto bokeh?

El efecto bokeh es una técnica muy usada en fotografía que consiste en utilizar dos enfoques diferentes en una misma imagen, lo que resulta en un área completamente nítida y rica en detalles y otra, generalmente el fondo, borrosa y desenfocada.

Esta técnica difumina ciertos elementos de una imagen expresamente para que el énfasis se ponga sobre el sujeto, que se mantiene completamente nítido y enfocado. El fondo, como decíamos, suele ser el área de la fotografía que se difumina.

De hecho, el propio origen de la palabra “bokeh” ya nos da a entender qué el concepto tiene mucho que ver con el enfoque. Viene de la palabra japonesa “boke” (ボケ), que puede traducirse como “desenfoque” o “niebla”. La “h” fue introducida para que resultara más fácil de pronunciar. En cualquier caso, su significado podría traducirse como “la forma en la que la lente retrata puntos de luz desenfocados”.

 

Chico mirando la ciudad por la noche

 

A menudo se confunde este concepto con el de aquel efecto en el que las luces en una imagen aparecen desenfocadas. Eso es porque, en muchas ocasiones, sí que aparecen focos de luz borrosos en la zona desenfocada a la que hacíamos referencia más arriba, pero no necesariamente tiene que ser así.

 

¿Por qué usar el efecto bokeh?

En fotografía, el efecto bokeh se utiliza mayoritariamente por una cuestión estética. Se pueden conseguir resultados realmente bonitos simplemente decidiendo dejar un punto de la fotografía enfocado y difuminar su entorno.

 

Más allá de la estética, esta técnica es una forma muy efectiva de llamar la atención de quien mira la fotografía sobre un punto concreto de la fotografía, algo que puede resultar muy útil tanto en imágenes comerciales como un reportaje fotoperiodístico. El efecto borroso consigue que prestemos toda nuestra atención sobre un elemento sin que haya distracciones, y es por eso que también se utiliza en los retratos.

 

AdobeStock_123229163

Conseguir el efecto bokeh no tiene por qué ser demasiado complicado, pues simplemente se trata de jugar con la profundidad de campo y la apertura de la lente (o de tener el software de edición acertado), pero sí que requiere más tiempo y dedicación llegar a crear fotografías que realmente consigan atrapar el interés de quien las mire y logren comunicar el mensaje. Por suerte, es cuestión de práctica.

Cómo conseguir el efecto bokeh

Antes de acompañarte por los varios aspectos a tener en cuenta para conseguir el efecto bokeh perfecto, es bueno recordar que, como todo, quizás no obtengas el resultado ideal ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera. Por suerte, con una buena actitud y con el tiempo, podrás conseguir resultados profesionales.

Como en cualquier fotografía, es muy importante tener en cuenta el entorno. Tu imagen cogerá mucha más fuerza si cuentas con un sujeto lo suficientemente potente como para destacar por encima de aquello que lo rodea.

 Cómo conseguir la apertura ideal

Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta es la apertura. Estamos hablando de la cantidad de luz que llega al sensor de la cámara a través del diafragma, pero también de la profundidad de campo que se consigue cuando este se abre.

Cuanto mayor sea la apertura, más luz pasará; cuanto menor sea la apertura, menos luz pasará. En este caso, nos interesa que la apertura sea grande, pues eso también significa que habrá menor profundidad de campo. La apertura viene indicada con el número f: cuanto más bajo, más luz y menos profundidad.

Para ello, tendrás que cambiar los ajustes de tu cámara y seleccionar el modo que te permita cambiar la apertura. Deberás elegir el número f más bajo, que normalmente es de f/3,5 o f/2,8 (o incluso menos en las cámaras profesionales).

Te ayudará a visualizar el resultado si miras la pantalla de la cámara cuando hagas la fotografía (si es posible, claro). Fíjate bien en que el sujeto que quieres destacar está nítido y enfocado mientras que el fondo está completamente borroso. Solo así habrás conseguido un buen efecto bokeh.

228

 

Cómo elegir una lente para crear el efecto bokeh

Más allá de la apertura, ciertas lentes de cámara también te ayudarán a conseguir mejor ese efecto bokeh deseado. Pero antes de comprar cualquier lente, es importante saber cuál de ellas está más indicada para ese tipo de fotografía.

Como hemos dicho en el punto anterior, una profundidad de campo corta te permite hacer que el elemento en primer plano de la fotografía sea el único enfocado, mientras que la parte trasera salga borrosa. Es por eso que necesitarás buscar una lente con un número f bajo, pues indicará que la apertura del diafragma de la lente es más amplia y la profundidad de campo, menor.

Quizás sea más fácil entender eso si pensamos que la apertura funciona como la pupila del ojo. Como más abierta esté, más luz entrará, pero eso repercute en la profundidad de campo, que será menor. En cambio, como más pequeña sea la apertura, mayor será la profundidad de campo, y más difícil será crear el bokeh.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de comprar una lente es la forma de las láminas que conforman el diafragma, pues eso también afectará el tipo de efecto bokeh que puedas conseguir. Las láminas redondeadas consiguen un desenfoque también redondeado, mientras que las láminas hexagonales reflejan esa forma en los elementos fotografiados. Son igual de efectivos, pero dependerá de tu gusto.

 

AdobeStock_241959090

 

La velocidad de obturación

Para hacer una buena fotografía con efecto bokeh, también hay que entender el concepto de velocidad de obturación. Esta determina el tiempo en el que el obturador de la cámara se mantiene abierto cuando haces una fotografía.

También conocida como velocidad de disparo, se mide en segundos o fracciones de segundo. Así, por ejemplo, una velocidad de obturación alta puede ser de 1/1.000 de segundo, mientras que un obturador lento tendrá una velocidad de 1 segundo.

De la misma manera que puedes ajustar la apertura de tu cámara, puedes aumentar la velocidad de obturación para que las fotografías de objetos en movimiento salgan más nítidas. Los fotógrafos de carreras de Fórmula 1 se beneficiarán de una configuración alta para retratar los coches dando vueltas por el circuito.

Pero en nuestro caso, si queremos hacer una fotografía con efecto bokeh, nos interesa más una velocidad de obturación baja, pues esta es generalmente la más aconsejable para conseguir el desenfoque deseado. Una velocidad baja deja pasar más luz y, como hemos visto con la apertura, eso ayuda a lograr ese difuminado.

A continuación, puedes ver la diferencia entre tener una velocidad de obturación alta (primera imagen) y una obturación baja (segunda imagen):

AdobeStock_265114894
AdobeStock_224869192

 

Proximidad y posicionamiento

El efecto bokeh tiene mucho que ver con la profundidad de campo, pero también con la distancia en la que la cámara y tú os encontráis del sujeto y la posición de este con respecto al fondo. Así, cuanta mayor distancia haya entre el sujeto y el fondo, menor será la profundidad de campo y mejor será el resultado.

En este sentido, se recomienda que el fotógrafo se coloque cerca del sujeto a retratar, situado como mínimo a unos metros de distancia del fondo, pues para la lente será más fácil determinar qué tiene que desenfocar.

Al principio de este artículo mencionábamos que las luces suelen asociarse con el efecto bokeh y, aunque su presencia no es necesaria para considerar que una foto está hecha utilizando esta técnica, sí que es una buena idea tener un foco de luz (ya sea natural o artificial) unos metros por detrás del sujeto para suavizar el desenfoque. En cambio, se desaconseja situar el sujeto justo al lado.

AdobeStock_326282246

 

Encontrando el enfoque

A la hora de realizar una fotografía con efecto bokeh, es importante que intentes moverte, enfocar varias partes del sujeto y sacar varias instantáneas hasta que encuentres el resultado que estabas esperando o uno que te convenza. En cambio, procura no pensar mucho en el fondo, pues el objetivo aquí es que el sujeto destaque. Podría despistarte e incluso hacer que pierdas el enfoque.

Un buen consejo sería fotografiar el sujeto en cuestión desde varios ángulos, incluso uno con el que no contabas cuando planeaste esta sesión de fotos. Por qué no, prueba a fotografiarlo también por detrás, con planos más abiertos y otros más cerrados. Sobre todo, recuerda desactivar el enfoque automático que la mayoría de cámaras incluye de forma predeterminada. Así tendrás tú el control.

 

AdobeStock_256533814

 

¿Qué diferencia hay entre el efecto bokeh y el modo retrato?

Especialmente en los últimos años nos hemos acostumbrado a escuchar el concepto de “modo retrato”. Se trata de un efecto bokeh artificial que muchas cámaras (sobre todo las de los smartphones) consiguen con la ayuda del software. Este modo también consigue mantener el sujeto enfocado mientras que el fondo está difuminado, pero no puedes confundirlo con el efecto bokeh auténtico.

Aunque el software más moderno puede conseguir resultados verdaderamente espectaculares, las diferencias suelen ser apreciables. En este caso, se utiliza la inteligencia artificial para delinear los límites del sujeto y difuminar todo lo demás, pero es habitual que ese recorte sea irregular, algo que no vemos con el bokeh.

Ejemplos de efecto bokeh en acción

Anteriormente, ya hemos mencionado algunos casos prácticos en los que el efecto bokeh suele usarse. Es el caso de la fotografía de retratos, ya sea en un entorno cerrado como un estudio o al aire libre. Lo importante es que haya suficiente luz y se sigan los consejos anteriores.

AdobeStock_230286661

 

No hace falta que el “sujeto” al que hemos hecho referencia todo el rato sea una persona, pues el protagonista de la fotografía puede ser desde la decoración de un árbol de Navidad, un trozo de comida o una mesa de jardín. Es más, el efecto borroso del fondo hará que el objeto más trivial tenga un toque artístico.

AdobeStock_395958538
AdobeStock_309491792
AdobeStock_132171199

 

La fotografía de naturaleza es otra de las ramas de la fotografía que más se aprovecha del efecto bokeh, y es fácil ver por qué. La siguiente imagen es un buen ejemplo, donde podemos ver dos flores enfocadas en primer plano, mientras que el resto de ramas y flores están completamente difuminadas.

AdobeStock_318076566

También pueden retratarse animales utilizando esta técnica, con unos resultados verdaderamente espectaculares. No hace falta que vayas a la sabana a retratar cebras, pues tu mascota puede ser el perfecto protagonista de tu efecto bokeh.

AdobeStock_125645329
AdobeStock_131109599

 

Cómo usar Lightroom para conseguir el efecto bokeh

Si has leído detenidamente este artículo, habrás aprendido cómo aprovechar tu cámara al máximo para conseguir unos resultados óptimos, pero también habrás entendido que, con un buen software, se puede conseguir algo parecido al efecto bokeh. No solo nos referimos al modo retrato, sino también a la posproducción.

Adobe Lightroom es una herramienta para la edición de fotografías que te permite incluir ese fondo desenfocado del efecto bokeh pero una vez ya has hecho la foto y utilizando tu ordenador, tablet o smartphone. Necesitarás echar mano del filtro Desenfoque de campo para crear un punto focal y varios niveles de desenfoque y enfoque que simulen el efecto bokeh.

Para ello, sigue los siguientes pasos:

  1. Inicia Adobe Lightroom.
  2. Selecciona la imagen que quieres editar.
  3. Dentro del módulo Revelar, selecciona el Pincel de ajuste.
  4. Ajusta un Enfoque de -100.
  5. Selecciona la casilla al lado de Mostrar superposición de máscara seleccionada en la parte de debajo de la imagen.
  6. Pinta aquella área de la fotografía que quieres desenfocar.
  7. Desmarca de nuevo la casilla al lado de Mostrar superposición de máscara seleccionada.
  8. Haz clic derecho sobre el punto del pincel que verás sobre la parte que has seleccionado para desenfocar.
  9. En el menú desplegable, selecciona Duplicar.
  10. Puedes repetir los pasos 9 y 10 tantas veces como quieras hasta que el desenfoque sea el deseado.
  11. Finalmente, haz clic en Hecho para guardar los cambios.

 

Puede que también estés interesado en…

Bailarines actuando en el escenario - Fotografía de velocidad de obturación | Adobe

Velocidad de obturación: qué es y para qué se utiliza.

Descubre cómo la velocidad de obturación puede ser clave para capturar el movimiento y regular la exposición de nuestras fotos.

Contraste de luces por la noche - Fotografía nocturna | Adobe

Iniciación a la fotografía nocturna: trucos y técnicas.
Poca luz no tiene por qué ser sinónimo de baja calidad con estos consejos para unas fotos nocturnas excelentes.

Perro en la orilla de la playa-Consejos de distancia focal | Adobe

Introducción a la distancia focal.

Descubre formas de seleccionar la distancia focal ideal para todas y cada una de tus fotos.

Ñus cruzando un río

Trucos y consejos para fotografiar la naturaleza.

Explora las posibilidades de la fotografía de naturaleza, desde animales en movimiento hasta extensos paisajes.

Consigue Photoshop Lightroom.

Edita, organiza, almacena y comparte fotos desde cualquier lugar.

7 días gratis, luego 12,09 € al mes.