Crea vídeos formativos eficaces que capten la atención del espectador.

Los mejores vídeos formativos son aquellos que consiguen que aprender sea algo inolvidable. Descubre qué hace falta para crear vídeos profesionales con los que enseñar e informar.

¿Qué es un vídeo formativo?

Los vídeos formativos enseñan al espectador a desarrollar un trabajo, utilizar un producto o realizar una acción. Igual que sucede en los vídeos explicativos, los formativos presentan la información compleja de una forma sencilla pensada para principiantes.

 

“Un vídeo formativo consiste, básicamente, en instrucciones”, explica el productor de vídeos formativos Mohammed Alkhadher. Las empresas suelen utilizar contenido de vídeo o materiales de aprendizaje electrónico para formar a los nuevos empleados o informar a los empleados que ya tienen sobre nuevas reglas o prácticas empresariales.

 

A continuación, te mostramos cómo puedes crear vídeos formativos que contribuyan de forma eficaz al programa de formación de una empresa.

 

Distintos vídeos de formación para públicos diferentes.

Hay tres tipos principales de vídeos formativos y cada uno de ellos está pensado para un público en particular, así como para distribuirse de formas distintas.

Vídeos formativos para comercializar.

Dirigidos a los clientes, estos activos muestran cómo se hace uso de un producto o servicio, y suelen ser públicos. Suelen alojarse en forma de vídeo online en Vimeo o YouTube, y pueden ser una herramienta muy potente para los expertos en marketing especializados en retención de clientes y relaciones.

 

Vídeos para formación interna.

Normalmente, estos vídeos están diseñados para formar a los miembros de un equipo. Los vídeos formativos para empleados suelen ser privados y se alojan, principalmente, en un sistema de gestión de aprendizaje electrónico (LMS) en el que la empresa almacena los materiales formativos, como, por ejemplo, manuales, materiales para la incorporación y otros recursos de formación online.

 

Vídeos para formación de socios 

Este contenido de aprendizaje es parecido al de los vídeos para formación interna, pero está dirigido a los socios empresariales de la organización. Al igual que en el caso anterior, estos vídeos se suelen almacenar y distribuir mediante un LMS juntos con otros recursos de B2B o para los socios, como, por ejemplo, seminarios web o presentaciones de PowerPoint.

 

Cada tipo de vídeo formativo tiene unos requisitos diferentes. “Conoce bien cuál es tu público, la intención y los medios de distribución —explica el productor digital Matt Monnin—. ¿Quiero informar sobre algo o enseñar cómo se realiza una acción? El propósito puede influir en la forma en que lo abordas desde el punto de vista creativo”.

 

Qué hace falta para escribir un buen guion.

El primer paso para crear un buen vídeo formativo consiste en seleccionar la información y convertirla en el guion que vertebrará el contenido.

 

Lee el manual.

Los vídeos formativos siempre se basan en alguna información ya existente que la empresa quiere comunicar a su público. Esa información puede provenir del libro del manual sobre un producto, un documento de especificaciones, un manual del empleado, estatutos, o leyes y normativas locales.

 

Cuando vas a crear un vídeo formativo, tú eres la primera persona que debe formarse y tienes que conocer en profundidad el material con el que vas a trabajar. “Para hacer un vídeo formativo, te tienes que convertir rápidamente en experto en la materia —afirma Monnin—. De no ser así, se notará demasiado que no sabes de lo que estás hablando”.

 

Cuando hayas conseguido dar la forma perfecta a tu material, intenta hacer que suene natural. “No debe sonar como si estuviera leyendo directamente del manual —explica Alkhadher—. Si tus espectadores quisieran eso, lo leerían ellos mismo”.

Haz que la lección refleje la realidad.

Un buen vídeo formativo suele mostrar la problemática en un contexto real. Normalmente, esto se consigue con actores que se encargan de dramatizar la situación con la que un cliente o empleado puede encontrarse, a menudo acompañados de una voz superpuesta que comenta. En los vídeos formativos, se puede dramatizar situaciones que se dan en atención al cliente, la instalación o actualización de un software o una tarea rutinaria que deben realizar los trabajadores.

 

El espectador tiene que poder sentirse identificado con la situación y, en el mundo de los vídeos formativos para empresas, es fácil perder esto de vista. Si la conversación suena artificial o la situación es poco probable, el público se puede distraer. Los personajes deben hablar como personas de verdad en circunstancias reales. 

 

“Cuando me encuentro con un tutorial malo, las situaciones en las que se basa no son especialmente realistas —opina Alkhadher—. Suelen pasar cosas como repetir el nombre del producto tres veces en la misma frase”.

 

Una de las mejores de conseguir lo que buscas es prestar atención a la duración del vídeo. “Eliminar el relleno te acerca más al público —afirma Alkhadher—. No pongas una introducción de dos minutos en un tutorial de 30 segundos”. Respeta el tiempo de quienes te ven, ya sean clientes o compañeros de tu equipo.

 

Producción de vídeos formativos.

Cuando el contenido ya esté fijado, habrá llegado el momento de producir el vídeo. Sigue estos consejos para hacer que el proceso de producción fluya mejor.

Imagen de dos personas revisando anotaciones en una tablet sentadas en el sofá de una sala de estar
Imagen de tres personas revisando anotaciones sobre un vídeo formativo sentadas en el sofá de una sala de estar

El proceso de aprobación.

Después de completar el guion, necesitarás que todas las partes implicadas den su aprobación a lo que has escrito. Entre esas partes se pueden encontrar directores, propietarios, jefes de departamento, socios empresariales o el equipo del departamento legal. Es posible que tengas que llevar a cabo varias rondas de revisión y modificación. Además, tienes que asegurarte de contar con la opinión de todas las personas que deben ver el material. “Lo ideal es conseguir que se haya aprobado la mayor parte de trabajo posible antes de ponerte manos a la obra”, dice Monnin.

Los vídeos formativos presentarse en casi todas las forma posibles. Pueden consistir en cualquier cosa: desde una presentación de diapositivas con una voz superpuesta hasta una elaborada pizarra con animaciones. No obstante, los vídeos formativos con representación de actores son lo más habitual. En la mayoría de las ocasiones, te proporcionarán un equipo de cámaras y actores para dar vida al guion.

 

Graba todo lo que incluye el guion.

Cuando estés grabando, asegúrate de recoger todas y cada una de las palabras tal cual están escritas en el guion. Debido al proceso de aprobación por el que tienen que pasar la mayoría de los vídeos formativos para empresas, es fundamental que alguien lleve un seguimiento de las partes del guion que ya se han grabado y las tomas que cada sección ha requerido.

 

Durante el rodaje, es posible que en el estudio te acompañe alguna de las partes implicadas o gente que se encargue de las aprobaciones (como, por ejemplo, expertos en la materia o especialistas en temas legales). De ser así, tienes que prepararte para ser flexible y dejarte guiar por sus conocimientos y comentarios.

 

Posproducción y aprobación definitiva.

Después de que las cámaras hayan dejado de grabar, aún quedará mucho trabajo por hacer. “La fase de posproducción es ese momento en el que te encuentras con un montón de material sin editar, haces todos los cortes, seleccionas el contenido y lo unes en lo que se conoce como ‘cortes directos‘”, explica Monnin. Por lo general, ese corte directo que se crea se puede enseñar a las partes implicadas. Prepárate para una nueva ronda de aprobaciones y comentarios.

Persona sentada en un escritorio mientras edita un vídeo formativo en su portátil con Adobe Premiere Pro

La edición y la mezcla de sonidos son partes muy importantes de la posproducción. “Aunque puedes capturar el audio con la cámara, puede que también tengas que grabar una narración por separado para añadirla como voz superpuesta. Es posible que luego tengas que combinar esas capas”, dice Monnin. También puede que no hayas capturado parte de lo que decían los actores durante la grabación. Si utilizas una pantalla verde para grabar, este es también el momento para añadir los efectos de fondo.

 

Cuando ya dispongas de todas las aprobaciones y tengas el audio que necesitas, tendrás que pulir el vídeo. Asegúrate de que las transiciones son suaves y de que el audio y el vídeo fluyen bien juntos. Añade anotaciones y gráficos finales en los lugares que habías determinado en el guion. Estos elementos pueden ayudar a que tu vídeo resulte inolvidable, lo que se traduce en un aprendizaje duradero. Exporta los archivos de vídeo y realiza una última ronda de aprobaciones con las partes implicadas.

 

Cuando ya esté todo lista, tu empresa dispondrá de un recurso de aprendizaje en vídeo que aprovechar durante varios años con nuevos empleados, nuevos cliente so cualquiera que desee aprender algo más.

Colaboradores

Haz más con Adobe Premiere Pro.

Crea vídeos visualmente deslumbrantes de modo virtual y en cualquier parte: para películas, televisión y web.

Puede que también estés interesado en…

Toma de fotografías de naturaleza con una Steadicam y un smartphone

Steadicam para principiantes.

Aprende cómo este útil dispositivo puede ayudarte a captar secuencias excepcionales y estables.

Opción de calidad de imagen

Reduce el tamaño de una foto.
Aprende qué tipos y tamaños de archivos de fotos funcionan mejor para editar, publicar, compartir e imprimir.

Persona que añade audio a un vídeo con Adobe Premiere Pro

Añade audio al vídeo.

Añade a tus vídeos varias pistas de audio, desde voces superpuestas hasta efectos de sonido.

Foto editada de una persona con efectos glitch en la imagen

Adición de efectos glitch a tus fotos.

Cómo simular la estética de la tecnología del pasado con el poder de Photoshop.

Obtén Adobe Premiere Pro

Crea producciones perfectas con el software de edición de vídeo líder en su sector.

7 días gratis, luego 24,19 € al mes.